¿Dejadez o descuido?

  • La calle Portillo de Balboa, en La Rondilla, continúa sin pasos de cebra.
  • Han pasado meses desde que finalizaron las obras, a primeros de año.
  • Los peatones corren riesgo de sufrir un atropello a diario.
Un vecino de La Rondilla cruza con un niño por el lugar donde debería estar el paso de peatones.
Un vecino de La Rondilla cruza con un niño por el lugar donde debería estar el paso de peatones.
PABLO ELÍAS

Las obras de remodelación en algunas calles de La Rondilla, como Portillo de Balboa, terminaron a primeros de este año y sin embargo, tal y como nos cuenta la lectora Alejandra García, «los pasos para peatones continúan sin pintarse».

"Los coches suelen acelerar", comenta, y el riesgo de que un peatón sufra un accidente o un atropello se vive cada día y es sólo cuestión de tiempo, si el Ayuntamiento no le pone remedio lo antes posible.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento