El Arzobispado de Oviedo ha apartado a un sacerdote asturiano de su parroquia por mantener una relación estable con una mujer y tener un hijo, según confirmó el vicario general de la diócesis, Juan Antonio Menéndez.

Faltar al celibato

Según informó el diario asturiano 'La Nueva España' , Menéndez explicó que el hecho de la paternidad no fue "determinante" para apartarle de su labor pastoral sino por mantener una relación estable y faltar al celibato.

La paternidad no fue "determinante" para apartarle de su labor pastoral

"Por tener un hijo no se aparta a un sacerdote del ministerio sacerdotal. No está bien, pero no es la causa. Sí lo es el mantener una relación estable con una mujer, ya que va contra la promesa del celibato", recordó.

Asimismo, señaló que la decisión "se tomó de acuerdo con el sacerdote, que es una persona muy buena, honrada y coherente". Sin embargo, el diario indica que la decisión estuvo, en último término, en manos del sacerdote que tuvo que elegir entre su vocación religiosa y su relación afectiva.

Además, señala que el sacerdote, aunque ha sido alejado de su parroquia, no se ha secularizado, sino que se ha tomado "un tiempo para reflexionar", según fuentes cercanas citadas por el diario.

Por otra parte, el vicario general de la diócesis apuntó que el caso de este presbítero "no es único" ni es "algo extraordinario" ya que hay "más personas que están en esta situación". Al respecto, afirmó que la Iglesia no actúa de "una manera drástica, o de improviso".

"Hay unas leyes, una decisión libremente adoptada de aceptar el celibato, que por lo que sea este sacerdote no ha podido mantener", argumentó.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE OVIEDO