Al menos 56 africanos, la mayoría etíopes y somalís, han muerto en los últimos días en la peligrosa travesía en embarcaciones de traficantes por el Golfo de Adén hasta Yemen.

Según ha comunicado el portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Ron Redmond, la mayoría de las víctimas perecieron ahogadas o como consecuencia de los golpes propinados por los traficantes.

Asimismo, algunos supervivientes dijeron a ACNUR que recibieron disparos de militares yemeníes cuando alcanzaron el país árabe, agregó.

Desde el pasado 3 de septiembre han llegado hasta las costas yemeníes doce barcos

Desde el pasado 3 de septiembre han llegado hasta las costas de Yemen doce barcos de traficantes que transportaban 925 inmigrantes.

Según Redmond, otra embarcación tuvo problemas en su travesía tras partir de la costa somalí y, al parecer, un número indeterminado de inmigrantes fueron lanzados al agua, de los que al menos cien lograron regresar a tierra tras seis días a la deriva.

Al menos 367 somalís y etíopes han muerto y otros 118 han desaparecido en los primeros seis meses del año en el Golfo de Adén en su intento por llegar a Yemen y, desde allí, emprender la ruta hacia Arabia Saudí, según ACNUR.