Según una encuesta de la salud pública municipal. Una de cada cuatro inmigrantes de Barcelona, según la última Enquesta de Salut Pública de la ciudad, mantiene un alto riesgo de sufrir trastornos mentales.

Especialmente, las extranjeras procedentes de países en vías de desarrollo tienen mayor prevalencia de trastornos. La concejal de Salud Pública del consistorio, Isabel Ribas, puso ayer de relieve que esta problemática va en consonancia con el aumento de población inmigrante. Mientras que los extranjeros suponían el 4,s5% del total de ciudadanos en 2001, esta cifra se disparó hasta el 15,6% en 2007.

El informe resume que las mujeres de clases sociales más desfavorecidas cuentan con un 27% de posibilidades de padecer trastornos, así como el 20% de los hombres en esta situación.