Según han informado este sábado a Europa Press fuentes municipales, los hechos se produjeron cuando una pareja de agentes patrullaba por el Paseo de las Delicias y el ciclomotor que les precedía, en el que viajaban dos personas, rebasó un semáforo que estaba en rojo "sin precaución alguna", por lo que procedieron a darle alcance y a ordenarle que se detuviera.

Una vez que el ciclomotor se detuvo, los agentes pudieron comprobar que el conductor se encontraba "ebrio", ya que los síntomas eran "muy claros".

Tras informarle de la obligación de someterse a las pruebas de alcoholemia, se le trasladó hasta dependencias policiales, donde superó el triple de la tasa máxima permitida, por lo que se le informó de la instrucción del atestado, así como de la obligación que tenía de personarse en el juzgado.

El ciclomotor fue trasladado por una grúa hasta los almacenes municipales, donde ha quedado depositado a disposición de su propietario, ya que el acompañante presentaba signos "aún más claros de embriaguez", según explican las mismas fuentes, que añaden que el conductor también ha sido denunciado por tener caducada la ITV del ciclomotor.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.