Un hombre de 78 años, que fue hallado desnudo en Málaga el pasado miércoles, contó ayer que permaneció amarrado con el cable de una plancha una hora mientras unos ladrones intentaban robar en su vivienda. La víctima, Felipe Llorente, llegó a su casa, abrió la puerta y varias personas le asaltaron y comenzaron a darle «patadas y puñetazos». «Me robaron 400 1, me quitaron el móvil y me cogieron la tarjeta de crédito», señaló.