Avisa del crecimiento del fraude a través de Internet. La memoria de 2006 del servicio de reclamaciones del Banco de España asegura que los intentos de fraude por Internet han crecido «de manera alarmante» en los tres últimos años y recuerda a los usuarios que nunca deben facilitar los dígitos de su firma electrónica ni sus claves, que, por otra parte, nunca son requeridas por las entidades bancarias. La institución señala que estos intentos de fraude se realizan principalmente a través del ataques phishing para conseguir las claves de los clientes de banca electrónica y poder acceder así a sus cuentas con fines delictivos. El auge de estos fraudes se ve agravado por la mayor sofisticación de estos ataques y técnicas más novedosas.