La fábrica de derivados del yeso que la firma Knauff está instalando en Escúzar comenzará a funcionar a principios del próximo año. La empresa, que se dedicará a la fabricación de tableros laminados, yeso en polvo y otras pastas de yeso, creará cerca de cien puestos de empleo indefinidos. En la actualidad, durante el montaje, y a la espera de que llegue la maquinaria, hay 250 obreros trabajando. La instalación ocupará más de 30.000 metros cuadrados y dispone de un proceso de reciclado de productos sólidos para evitar que los desperdicios dañen el medio ambiente.