Alexander Pichushkin
Alexander Pichushkin, en la primera sesión del juicio (EFE)

Está acusado de 49 homicidios, pero él asegura que cometió más de 60. Se trata de Alexander Pichushkin, el peor asesino en serie de la historia de Rusia, cuyo juicio ha comenzado este jueves en Moscú, informa la BBC.

A Pichushkin, de 33 años, se le conoce como el asesino del ajedrez porque, tras matar a golpes a sus víctimas, lo anotaba en un tablero de este juego milenario que guardaba en su casa. Su objetivo, según la Policía, era rellenar las 64 casillas que lo componen.

Posible cadena perpetua

"Si no me hubieran agarrado, nunca habría parado, nunca. Salvaron a muchas vidas capturándome", dijo el propio Pichushkin en una entrevista con una canal de televisión ruso. Ahora, gracias a que la pena de muerte ha sido suspendida en Rusia, se enfrenta a una cadena perpetua.

Una vida sin homicidios es como una vida sin alimentos

El maniaco de Bitsevsky, como también se le conoce, fue arrestado en junio de 2006. Trabajaba de dependiente en un supermercado y se dedicaba a atraer a sus víctimas hacia el parque de Bitsevsky, situado en las afueras de la capital rusa.

Según los investigadores, el acusado emborrachaba a sus víctimas para después matarlas a golpe de martillo. "Para mí, una vida sin homicidios es como una vida sin alimentos para el resto de la gente. Me sentía como el padre de todas estas personas, ya que fui yo el que les abrió la puerta del otro mundo", afirmó Pichushkin en la entrevista que concedió mientras aguardaba el juicio desde la cárcel.

Nadie está seguro del número exacto de víctimas.