El muerto en el incendio de Teruel, encontrado este martes en su domicilio por los bomberos cuando acudían a apagar el fuego, fue a la vez el autor de la agresión sexual de la joven que residía en el mismo inmueble. Ambos se conocían por su vecindad, por lo que el agresor no tuvo que forzar la puerta. Asimismo, también fue él quien provocó las llamas de manera fortuita al quedarse dormido mientras fumaba en la cama.