El Gobierno ha prometido pagar el dentista a cuatro millones de niños de entre 7 y 15 años. Entre los servicios que pretende cubrir el nuevo plan bucodental anunciado por el Gobierno se encuentran los empastes, cuyo precio medio es de 60 euros por pieza dental.

Si en un año se costeara un empaste a cada uno de estos chavales, el gasto supondría unos 240 millones de euros, lo que representa el 27% del presupuesto asignado al Ministerio de Sanidad para el año 2007.

A pesar de la expectativa creada por el anuncio de este plan, Sanidad no supo aclarar a 20 minutos detalles esenciales

Está claro que no todos los niños de esas edades se someten a un empaste cada año, pero el cálculo sirve para dar una idea del elevado gasto que supondría la puesta en marcha del plan estrella del nuevo ministro de Sanidad, Bernat Soria.

Además de los empastes, este plan incluye el sellado de fisuras para evitar las caries; el tratamiento de las lesiones pulpares (endodoncias); la extracción de dientes de leche; limpieza de boca si se detectan cálculo o pigmentaciones; y el tratamiento de malformaciones por traumatismos o malformaciones en los dientes incisivos caninos. Los precios de estos servicios, en función de la calidad del material y la consulta, van desde los 35 hasta los 200 euros, según los odontólogos consultados.

A pesar de la expectativa creada por el anuncio de este plan, el Ministerio de Sanidad no supo aclarar a 20 minutos ayer detalles esenciales de su puesta en marcha como la dotación presupuestaria o la procedencia de la financiación.

Financiación

Fuentes de este Departamento indicaron ayer que, aunque apuestan por la cofinanciación con las comunidades autónomas, aún no han decidido el porcentaje que corresponderá a cada Administración. Conviene recordar que las competencias en materia de Sanidad están transferidas.

Sobre este punto, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer, en una entrevista en la SER, que apoya las "objeciones bien razonadas" del ministro de Economía, Pedro Solbes, al plan Soria, como la posible invasión de competencias autonómicas. Fuentes de Sanidad avanzaron que para la puesta en marcha del plan se firmarán convenios voluntarios con las regiones y que intentarán aplicar el principio de igualdad territorial. Por el momento, la Xunta de Galicia ya ha anunciado que suscribirá un acuerdo con el Ministerio para mantener su propio plan bucodental.

Planes autonómicos

El ministro Soria explicó ayer que otras nueve autonomías ofrecen ya alguna de las prestaciones previstas en su plan. En este sentido, desde el Ministerio recordaban que sólo tres autonomías cubren hoy todos los servicios que quiere dar en su nuevo plan (Andalucía, Navarra y el País Vasco).

En cuanto a los niños que vivan en lugares sin todas las prestaciones bucodentales y cuyos gobiernos autonómicos no colaboren con el Gobierno, la solución es clara: tendrán que intentar empadronarse en zonas con ‘dentista cofinanciado’.

De la Vega rebate a Solbes

El plan de salud bucodental gratuito para niños ha creado diferencias entre ministros. El de Economía, Pedro Solbes, recalcó que la propuesta de Sanidad plantea "el problema de que el Estado entre en competencias que son fundamentalmente de las CC AA".

Solbes fue rebatido por la vicepresidenta , María Teresa Fernández de la Vega, quien aseguró que se encontrarán "las fórmulas adecuadas" para la aplicación de la medida y que el debate entre Solbes y el titular de Sanidad, Bernat Soria, "es propio de un Gobierno muy transparente".