Sólo la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha tienen menos camas hospitalarias públicas que Andalucía. Un informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) indica que aquí hay 2,78 camas por cada mil habitantes (ver tabla). En relación a la media de todas las comunidades, Andalucía tiene un 26% menos camas.
El gasto sanitario per cápita es otro de los malos resultados de la comunidad. La Junta invierte un 11% menos que la media española. El resto de indicadores se aproxima bastante al promedio del conjunto de las autonomías, a excepción del número de habitantes por enfermero (-12%) y un gasto farmacéutico un 27% inferior al promedio nacional.
El documento de FADSP califica a la sanidad andaluza como «regular». Las mejores están en Aragón y Navarra

La sensación de que el SAS ha mejorado en los últimos cinco años es percibida por un 11% más de encuestados que la media.
El documento de FADSP corresponde a 2006 y califica a la sanidad andaluza como «regular», junto a Baleares y Galicia. Las mejores son Aragón y Navarra, seguidas de Cantabria, Asturias y País Vasco. Les siguen las autonomías con servicios sanitarios «aceptables: Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña y La Rioja. Las peores, calificadas como «deficientes» son Canarias, Madrid, Murcia y la Comunidad Valenciana, que cosecha la peor nota de España.
El portavoz de FADSP, Marciano Sánchez, afirmó ayer a 20 minutos que las autonomías ponen trabas a la hora de informar de sus sistemas sanitarios y que Andalucía se comporta «de forma similar al resto». «Parece que esta información es ‘top secret’ (máximo secreto, en inglés). Con ello se oculta qué se hace con el dinero de los ciudadanos», criticó Sánchez.