Una cobra en Harrods
Cedrick mira a una clienta. Agencias

La seguridad en los almacenes Harrods  adopta nuevas formas, algunas de ellas llenas de exotismo. 

Así, la última idea del prestigioso centro londinense ha sido emplear a Cedrick, una cobra egipcia, para vigilar su posesión más preciada: unas sandalias de tacón valoradas en 62.000 libras (casi 100.000 euros).

Las sandalidas han sido diseñadas por el italiano Rene Caovilla y cuentan con rubíes, zafiros y un diamante incrustado.

Su escurridizo guardián, que solo ha sido contratado durante la campaña de lanzamiento del calzado, no solo controla eficazmente que ningún curioso se acerque a la vitrina más de la cuenta: además, proporciona bellas fotografías a los reporteros que se acercan por allí.

Tras realizar su trabajo, estaba previsto que la serpiente Cedrick volviera con su propietario