Dos meses de excavaciones en la antigua finca olivarera La Palmera, del municipio sevillano del Arahal, han dado sus primeros frutos. Los arqueólogos han sacado a la superficie los restos de un antiguo edificio de culto, que podrían corresponder a un ábside de una basílica del cristianismo primitivo. El resto del edificio cae bajo la actual carretera de Carmona, donde no es posible excavar. En la zona se quiere construir una gran plaza y bajo ella un aparcamiento subterráneo con capacidad para unos 200 vehículos.