En una nota, la Policía ha explicado que la investigación se inició después de que la hija del propietario del diamante descubriera que su antigua pareja había intentado contactar con posibles compradores de la joya que había desaparecido de casa de sus padres, por lo que se presentó la correspondiente denuncia.

Así, tras realizar varias gestiones, los investigadores localizaron al presunto autor de los hechos denunciados. Tras ser detenido, reconoció su culpabilidad devolviendo el diamante valorado en más de 5.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.