Según ha informado este miércoles, el dispositivo se desarrolló el pasado jueves con el fin de perseguir varios ilícitos penales, entre ellos, la prevención de hurtos, robos con fuerza, robos con violencia e intimidación, e infracción de la ley de extranjería.

Además, el fin de estos controles es también evitar la trata de seres humanos con fines de explotación en todos sus ámbitos -laboral, sexual, matrimonios forzados o comisión de delitos-.