Los sindicatos UGT, CC.OO. y CIG han denunciado la "cronificación del paro de larga duración" y, tras la publicación de los datos de desempleo este miércoles por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, han advertido de los "bajos niveles" de cobertura en Galicia.

En sendos comunicados, las organizaciones valoran la "tímida mejora" de abril, cuando en la comunidad gallega bajó en unas 3.600 personas la cifra de parados.

Con todo, UGT, por su parte, avisa del "marcado carácter estacional" de estos números, "por el comienzo de la temporada turística", y alerta de que la caída es menor que en el conjunto del estado. A esto le añade una crítica a los "altos índices de temporalidad, parcialidad involuntaria y alta rotación en la contratación, que no se consolida".

"EL PP EMPOBRECE A LA CLASE TRABAJADORA"

"En definitiva, unos datos que apuntan a que las políticas del PP, tanto en el estado como en Galicia, empobrecen la calidad del empleo, la calidad de vida de las personas y, por tanto, a la clase trabajadora y a la sociedad en su conjunto", censura.

En este sentido, lamenta la "contracción en la población en edad de trabajar", algo que atribuye, "básicamente", a la salida hacia fuera y al retorno de inmigrantes.

En resumen, para UGT, este mercado laboral "fuertemente deteriorado" y en el que "predomina el empleo temporal, precario y a tiempo parcial involuntario" indica que "urge acometer cuatro grandes reformas". Al respecto, apunta a un plan de choque, la ampliación de la cobertura a los desempleados, la reactivación del contrato de relevo para facilitar el empleo a jóvenes y una estrategia estatal industrial.

"UNAS GOTAS DE AGUA EN EL DESIERTO"

Mientras, CC.OO., en otra nota, ve en los datos de abril "unas gotas de agua en el desierto" del mercado laboral gallego. La secretaria de empleo del sindicato, Maica Bouza, incide en que el descenso fue inferior al del año pasado y advierte de que la afiliación a la seguridad social "no es acorde" a este.

En opinión de Bouza, la baja afiliación es una "prueba" de que el mercado laboral gallego "no resulta atractivo" para miles de personas que, "incapaces de desarrollar un proyecto de vida en su tierra, acaban abandonándola". Esto deja Galicia con cada vez menor población en edad de trabajar, concluye.

"Seguimos estando a la cola", denuncia la sindicalista, que recuerda como la encuesta de la población activa (EPA) ya alertaba de esta situación.

A la luz de los datos, Bouza insiste en que Galicia y España precisan "urgentemente" nuevas políticas, en búsqueda de la recuperación del empleo estable, de los derechos económicos y laborales "arrebatados" a los trabajadores y de la mejora de las condiciones de vida "en el plazo más corto posible".

Para cambiar este escenario, sitúa "la primera estación en las próximas elecciones generales". En su opinión, sin un Gobierno estatal con diferente composición al actual "será muy difícil que las políticas impulsadas cambien de dirección".

CIG

Por su parte, la CIG hace hincapié en la bajada de la tasa de cobertura por desempleo, antes de apuntar que la caída del desempleo en abril era "previsible", por el "fuerte carácter estacional que tiene la evolución del paro".

La central nacionalista alerta de que "la elevada rotación de los pocos empleos que se crearon y la escasa duración de los contratos son otras señas de identidad del mercado de trabajo gallego".

Ante este panorama, reclama "políticas distintas", tras reprobar que las sucesivas reformas laborales de PP y PSOE "no sirvieron para mejorar la grave problemática laboral existente".

El secretario confederal de Emprego e Industria, Miguel Malvido, sostiene que, de hecho, estas reformas sirvieron "únicamente para modificar las relaciones laborales" y "consolidar la pérdida de derechos laborales".

Finalmente, Malvido ha mostrado su preocupación por el hecho de que los ingresos de la Seguridad Social sean inferiores al incremento de la afiliación, algo "consecuencia de la caída de salarios y pensiones".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.