Sindicatos registran convocatoria huelga inspección salud pública en Galicia.
Sindicatos registran convocatoria huelga inspección salud pública en Galicia. EUROPA PRESS

El personal Farmacéutico Inspector de Saúde Pública (FISP) ha convocado una huelga indefinida a partir del 18 de mayo en Galicia si la Xunta no aborda sus demandas y avanzan que la mantendrán hasta que la Administración autonómica "ponga los medios necesarios para remediar" las carencias que denuncian en su situación.

Las centrales sindicales CIG, CC.OO., UGT y CSIF han entregado este miércoles en el Registro Xeral de la Xunta el aviso de la convocatoria de huelga indefinida que, según han recalcado, solamente se desconvocará si la Xunta "se sienta a negociar".

En declaraciones a los medios, Javier González, representante del colectivo de personal farmacéutico de inspectores de Saúde Pública ha recordado que desde la creación de este cuerpo en 2006 "arrastra gravísimas carencias".

En concreto ha denunciado la "falta de estructura organizativa en este cuerpo", así como la "falta de recursos humanos" ya que, según ha concretado, "en 2006 contaba con 100 plazas y ahora están cubiertas 62 para más de 9.000 establecimientos en Galicia".

A ello ha sumado la "falta de medios materiales" que ha ejemplificado en "equipos obsoletos" y ausencia de "kits para determinar parámetros obligatorios como turbiedad", a lo que ha sumado la "falta de vigilancia sanitaria fuera de la jornada laboral". "La salud pública descansa por las tardes y los fines de semana, no está cubierto porque no hay turno de guardia", ha lamentado.

"Esto hace que la población quede expuesta a graves riesgos como abastecimientos que suministran agua no apta para consumo, piscinas que incumplen parámetros, zonas con contaminación sin vigilancia, balnearios y termas sin control, casos de legionelosis debido a instalaciones deficientes y escasez en la frecuencia de la inspección, y fuentes y traídas vecinales sin análisis ni vigilancia sanitaria", ha advertido.

En esta línea, González ha asegurado que "todas estas carencias hicieron que se provocaran graves crisis sanitarias como pudieron ser brotes de legionelosis en Lugo, contaminación en Ferrolterra, o la reciente intoxicación de O Salnés".

REFORMAS

Por todo ello, este colectivo de inspectores ha reprochado que "ante las innumerables advertencias del colectivo y de los sindicatos" la Xunta "lo único que hizo fue reducir la cantidad y el número de inspecciones, lo que agrava más la situación de riesgo".

"Después de diez años de pésima gestión sanitaria sanitaria la Xunta no tiene ninguna intención de acometer reformas, por lo que se convoca huelga indefinida desde el 18 de mayo hasta que la Xunta ponga los medios necesarios para remediar esta situación", han anunciado.

NEGOCIACIÓN

La representante sindical de CSIF Rocío Salgado ha comentado que han estado "hablando con el director xeral de Función Pública, que es conocedor de esta problemática", y "reclamando que se incluya en la mesa general de negociación de empleados públicos", ha abundado.

En este sentido, ha criticado que "al Gobierno se le llena la boca de decir que no recorta en sanidad y está recortando en salud pública, sobre todo discriminando a este colectivo que se encarga de las alertas sanitarias". Al respecto, ha insistido en que esto "puede poner en riesgo a toda la población".

"Son conocedores Función Pública y la Consellería de Sanidade", ha agregado Salgado, que ha hecho hincapié en la "falta de recursos, de medios materiales y humanos", así como en la "falta de organización e interés total por estos trabajadores". "Los inspectores de salud pública también velan por nuestra salud, es una falta de interés total de entrar en el mínimo de la negociación", ha lamentado.

Por parte de Comisiones Obreras, Emilio Doforno ha advertido que iniciarán una huelga el día 18 con carácter indefinido "salvo que la Xunta quiera abrir una mesa de negociación y resolver los problemas que no son del día de hoy, que arrastran mínimo desde hace 10 años".

Por ello, ha reprochado la reducción de plantilla de 100 a 62 inspectores. "En lugar de reforzar el servicio público, de mejorar sus medios y valoración del colectivo, tiene abandonado este servicio", ha sostenido para recordar que "ahora se viene encima el control de las playas" con "un servicio tan poco dotado".

Ante la situación denunciado, los sindicatos reclaman a la Xunta que se siente a "negociar la problemática que tiene el colectivo" y "manifestar voluntad de resolver los problemas", ha añadido.

Con todo, Alexandre Prieto, de la CIG, ha concluido que "estos años la Administración fue creando puestos de estructura -subdirectores, jefaturas de servicio...- pero puestos de los que curran a pie de obra fueron eliminando". "Crean estructura y amortizan puestos de abajo; entonces el trabajo no sale", ha sentenciado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.