Manifestante turco
La Policía turca lanza agua contra un manifestante durante el Día del Trabajo turco. EFE

La Policía turca ha lanzado gases lacrimógenos contra los manifestantes y ha detenido a 207 personas durante los disturbios ocurridos el domingo en las manifestaciones del Día del Trabajo en Estambul. 

"Un total de 207 personas han sido detenidas y unos 40 cócteles molotov, 17 granadas de mano, 176 cohetes y una gran cantidad de carteles ilegales han sido incautados", ha explicado un agente del Gobierno.

La seguridad se ha endurecido en Estambul, la ciudad más grande de Turquía, que ha sido objetivo dos atentados perpetrados por el Estado Islámico este año. Alrededor de 15.000 policías se han desplegado a causa de las celebraciones del Día del Trabajo y han rastreado las calles desde helicópteros.

Al mismo tiempo, se han adoptado fuertes medidas de seguridad para impedir el acceso de cientos de manifestantes a la emblemática plaza de Taksim, donde se han prohibido las celebraciones.

"Algunos grupos ilegales que querían dañar la paz y la seguridad del Estado han llevado a cabo marchas ilegales y manifestaciones alrededor de Taksim usando las celebraciones del Día del Trabajador como pretexto", ha señalado un agente del Gobierno.

Un hombre de 57 años ha muerto en Estambul este domingo al resultar atropellado por un camión de la Policía antidisturbios, según ha informado la filial turca de la CNN.

Décadas de disturbios en el centro de Turquía

La plaza de Taksim ha albergado las celebraciones del Día del Trabajo desde 1977, cuando decenas de personas murieron durante las manifestaciones, lo que ha quedado señalado en la historia de Turquía como el Sangriento Día del Trabajo. La plaza fue posteriormente reabierta para las celebraciones a finales del 2000, pero en 2013 fue cerrada de nuevo.

La plaza se convirtió en el epicentro para las manifestaciones contra el Gobierno en 2013, donde decenas de miles de personas se manifestaron en contra del Gobierno del primer ministro Tayyip Erdogan, actual presidente.

Taksim, que suele ser una plaza bulliciosa llena de cafeterías y hoteles, este domingo fue totalmente acordonada y ocupada por policías antidisturbios.

Nadie lleva pistolas. La gente vendrá para expresarse.También el transporte público que conduce hasta allí ha sido cerrado. Los gases lanzados por la Policía han disuadido a un grupo de unas 150 personas que trataban de llegar a Taksim.

Miles de personas han acudido a las celebraciones en el área de Bakirkoy, un barrio cercano al aeropuerto. El ambiente en la zona era agridulce, ya que muchas personas criticaban al Gobierno por haber cerrado Taksim. "Nadie lleva pistolas ni bombas. La gente vendrá para expresarse, pero el Estado les impide venir a las zona que han designado", ha señalado Fatma Akaltu, miembro de un sindicato.

En Bakirkoy ha habido pequeñas peleas, donde la Policía ha detenido a varios partidarios del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), prokurdo, después de que estos cantaran "larga vida al Kurdistán".