El megáfono puede salirle caro a más de uno. La Policía tiene previsto plantar batalla a estos ruidosos artilugios por la vía de la multa. A quien pillen voceando con uno de ellos en plena calle le caerán 90 euros de sanción, de acuerdo con la ordenanza antivandalismo.

Los megáfonos importados de China, que cuestan en torno a 10 euros en los puestos de venta ambulante, han causado furor en las fiestas de muchas ciudades y pueblos de la provincia.

Ha habido casos, como en Pamplona, en los que el problema de ruidos alcanzó tal dimensión que el Ayuntamiento improvisó una ordenanza a mediados de San Fermín para prohibir su venta y requisó más de 1.300 unidades.

La Policía Local anunció ayer sanciones para quien vocee y también tratará de atajar su venta. "La mayoría de productos no son homologados en la UE y si no cumplen con la normativa los requisaremos donde los regalen", dijo el superintendente Juan López de Haro.

Controles itinerantes

Pero no será lo único que se controle. El alcohol al volante será otro de los caballos de batalla durante estas fiestas. Todos los días, desde las 19.00 hasta las 8.00 h, habrá dos controles de alcoholemia que se moverán por toda la ciudad.

Los momentos más críticos serán los de mayor concentración de gente: el pregón, el concierto de Chayanne, la Party Dance, las entradas a los toros, el ferial y el espectáculo piromusical.

Buses al ferial cada 12 minutos

Desde las 11.30 hasta media noche sale un autobús directo al recinto ferial cada 12 minutos de la plaza de Poniente. Para los que quieran volver más tarde de esa hora, Auvasa ha diseñado cinco rutas diferentes que conectan el ferial con los barrios. La R1 va a Rondilla y San Pedro Regalado; la R2, a Parquesol, Parque Alameda y Covaresa; la R3, a Girón y la Victoria; la R4 a Delicias, Pajarillos y Las Flores; y la R5, al centro, Vadillos, Pilarica y Belén.

Durante los conciertos, la parada de la Plaza Mayor se traslada a la calle Doctrinos.