Susana Guerrero
Susana Guerrero mantiene escondida a su hija de diez años, Nayara. JORGE PARIS

La Audiencia de Toledo ha comunicado este miércoles que desestima el recurso de nulidad presentado por la defensa de Susana Guerrero, la mujer que intenta evitar la entrega a su hija a su padre porque estuvo en prisión por abusos sexuales contra la madre y fue condenado por malos tratos, y fijará una fecha para volver a reunir al tribunal y votar definitivamente su fallo sobre esta polémica custodia.

En su decisión sobre el recuso de "nulidad", mediante el cual esta madre de Talavera de la Reina pedía que se anulara la causa de la custodia de su hija hasta que se tramitara la última denuncia contra el progenitor presentada ante un juzgado de Canarias, la Audiencia alega que en la forma la defensa de Guerrero dejó pasar los plazos procesales y que en el fondo la nulidad no corresponde por ley.

El letrado de la madre, Juan Ramón Peris, ha anunciado que, si bien no cabe recurso contra esta desestimación, tiene pensado presentar "un escrito de subsanación en el que se pida a la Audiencia más explicaciones". Considera que la defensa no ha incurrido en fallo procesal, dado que se intentó paralizar el proceso de la custodia atendiendo a la causa de Canarias en varias ocasiones con anterioridad a este recurso de nulidad.

En estos momentos corresponde a la Audiencia de Toledo señalar nueva fecha para la votación y el fallo definitivo sobre la custodia de Nayara, que ahora tiene 11 años recién cumplidos. Un juzgado de Talavera de la Reina ordenó que la menor viviera con su padre, dados los incumplimientos reiterados del régimen de visitas de la madre. En dicha sentencia se alegaba, además, que la niña estaba "inducida" por su madre, y que concurre en su caso el Síndrome de Alienación Parental (SAP). Este síndrome no consta en ningún vademecum médico y es rechazadp por el Consejo General del Poder Judicial y el Observatorio para la Violencia de Género.

Guerrero ha lamentado la situación en la que le deja la decisión de la Audiencia y ha mostrado su temor a que el tribunal le obligue finalmente a tener que entregar la menor al padre, quedándose ella con una visita de una hora al mes. El padre de Nayara es el mismo hombre que hace 15 años intentó adoptar a su madre, Susana Guerrero, cuando ella tenía 13 años de la que abusó sexualmente, un delito por el que estuvo en prisión provisional. Posteriormente ella testificaría en su favor y no tuvo que cumplir más condena. Guerrero se quedó embarazada a los 17 años y cuando Nayara cumplió dos años le volvió a denunciar tras una agresión por malos tratos. Fue condenado y su pena le fue reducida por el atenuante de confesión. Reconoció que le había pegado.

Alianza contra el SAP

En relación a este caso, once organizaciones de mujeres y los sindicatos UGT y CC OO han presentado una queja ante el Poder Judicial y el Ministerio de Justicia por la utilización que hace del síndrome de alienación parental una jueza de Talavera de la Reina en el caso de la custodia de la menor. La queja ha sido formalizada ante el Observatorio de la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial y el Ministerio de Justicia.

Las entidades sociales y sindicales han censurado el uso que hace del síndrome de alienación parental la jueza titular de los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Talavera de la Reina, Ana Belén Gómez Dorado, así como el Instituto de Medicina Legal de Toledo y el psicólogo forense Maxim Wilberg Nodal, en el caso de la custodia de la hija de Susana Guerrero.

Estas organizaciones han rechazado la utilización judicial del síndrome de alienación parental en una sentencia de mayo de 2015 dictada por el citado juzgado. Han resaltado que, en la resolución judicial, se han desatendido las recomendaciones del Consejo del Poder Judicial recogidas en su "Guía de criterios de actuación judicial frente a la violencia de género" (2013) y en el "Informe del Grupo de Trabajo de Investigación sobre el llamado Síndrome de Alienación Parental" (2010), del Observatorio Estatal contra la Violencia de Género.

Asimismo, han subrayado que la comunidad científica rechaza la existencia del síndrome de alienación parental, hasta el extremo de impedir que figure en los dos únicos tratados de diagnósticos existentes, el DSM-5 y CIE-10. Por ello, las organizaciones firmantes han instado al Poder Judicial y al Departamento de Justicia a tomar medidas para comprobar si este tipo de resoluciones pudiera estar provocando "un daño sobre el interés y seguridad de los menores".

Igualmente se ha informado de la presentación de la queja a la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y a la Fiscalía especializada en Violencia sobre la Mujer de la Fiscalía General del Estado.

Aunque inicialmente han sido trece las organizaciones que han apoyado la queja, durante los próximos días se recogerán adhesiones de organizaciones feministas y especializadas en la prevención y erradicación de la violencia machista. Entre las organizaciones firmantes, se encuentran la Fundación Mujeres, la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas, la Asociación de Mujeres Juristas Themis, la Federación de Mujeres Progresistas y la Comisión para la investigación de malos tratos a mujeres.