La Consejería de Educación pondrá en marcha un nuevo programa contra el acoso escolar y la intimidación entre iguales denominado 'PAR', siglas de "Parar el acoso, Ayudar a la víctima y Reeducar al agresor", con lo que se pretende luchar contra estos problemas que en algunos casos pueden tener un efecto "devastador" e incluso "trágico" entre los alumnos.

Así lo ha expresado el consejero de Educación, Fernando Rey, tras la reunión de la sección de convivencia escolar del Observatorio de Castilla y León, tras la que ha asegurado que el sistema educativo de la Comunidad es "seguro" y los datos, que se recaban desde hace diez años, "estables" cada curso.

Sin embargo, ha reconocido que es "llamativo" que entre septiembre y enero se hayan "comprobado" 14 casos de acoso frente a los ocho que se detectaron en el mismo periodo del pasado año, una "realidad incómoda" pero "no necesariamente mala" porque considera "interesante" que se detecten más casos, dado que hay una cifra "negra" de acoso no detectada, el llamado "acoso invisible".

En este sentido, ha advertido de que los casos no reflejan la realidad porque hay más "muchos más casos", por eso ha abogado por "cambiar de mentalidad" y no intentar negar ni minimizar los datos, dado que lo que más preocupa son los casos que no se conocen, un llamamiento que también ha dirigido a algunos centros.

Rey ha añadido que si el próximo curso en lugar de 31 casos, comprobados en el 2014-2015, hubiera 125, no le gustaría pero les pondría ante la realidad y supondría la necesidad de más medidas y "más incisivas".

En cualquier caso, ha aclarado que estos datos se enmarca en un sistema que cuenta con más de 350.000 alumnos que interactúan todos los días, por lo que se trata de una cuestión "inevitable" que hace necesario un sistema de prevención, de atención a la víctima, pero también de reeducación a los agresores, que también son estudiantes.

Aún así, se llevará a cabo un nuevo programa de actuaciones para reforzar las actuaciones que se desarrollan en el marco del Plan de convivencia escolar desde hace más de diez cursos y, por otro lado, implementar nuevas medidas y actuaciones para atender los actuales retos.

PROGRAMA 'PAR'

El programa incluye seis medidas que se desarrollan en 24 actuaciones, entre las que se encuentran el nuevo programa PAR que contempla actuaciones preventivas de sensibilización e información en su apartado de "Parar", con la provisión de recursos y la creación de redes de apoyo para trabajar el buen trato entre iguales y prevenir el acoso.

En "Ayudar a la víctima" ('A') se trabajará desde varios aspectos con la formación del alumnado, algo que ya se inició con la mediación y ahora se hará con formación para la ayuda, de manera que se trate de implicar a los "observadores" que siempre intervienen en un caso además del agresor y la víctima.

Finalmente, se contemplan medidas de "reeducación" ('R'), algo "fundamental" porque a veces cuando se habla del acoso sólo se hace más referencia a las víctimas, que es "evidente" que necesitan el mayor respaldo, pero también se requieren medidas de reeducación.

El pasado curso los 31 casos se detectaron entre 227 investigados, cifras que suponen un 0,08 por ciento en relación a la población escolar y ha insistido en que más que el número de casos preocupa el "acoso invisible".

En la reunión del Observatorio se han adelantado los primeros datos sobre la situación de la convivencia escolar el curso 2015-2016, meses en los que se han reseñado 585 incidencias mientras que en el mismo periodo del curso anterior fueron 596.

Los centros que imparten Educación Secundaria son los que comunican mayor número de incidencias, casi cinco de cada diez alumnos con incidencias se escolarizan en 1º y 2º de ESO.

El número de posibles casos de acoso e intimidación entre iguales registran un leve descenso, aunque se incrementa el número de casos de acoso confirmados. No obstante, en ambos la tasa de acoso, con respecto al total del alumnado, es muy baja y el número de casos de acoso confirmados es, aproximadamente, el 10 por ciento de los detectados.

Finalmente, los centros incrementan la realización de actividades dirigidas a la mejora de la convivencia. Si el pasado curso 2014-2015, los centros llevaron a cabo en este primer periodo del curso escolar 3.616 actividades, en el curso actual el número de actividades ha sido de 3.974, lo que significa un incremento cercano al 10 por ciento.

Curso pasado

Por su parte, el informe del curso 2014-2015 recoge, según la Cosnejería, que la situación de la convivencia en los centros educativos de Castilla y León es buena, mejorando, incluso, con respecto a cursos anteriores.

En general, los colegios e institutos expresan un alto grado de satisfacción con el trabajo en esta materia y, como consecuencia de ello, con la situación de la misma. Además, la inclusión en los planes de convivencia de medidas dirigidas, específicamente, al afianzamiento de las relaciones entre el alumnado y de estos con el profesorado es un aspecto que se está mostrando altamente eficaz para el descenso de la conflictividad.

Asimismo, el texto señala que el mayor número de incidencias del alumnado se produce en Educación Secundaria Obligatoria, por lo que es necesaria una mayor intervención en esta etapa, con implicación de toda la comunidad educativa mediante la coordinación de actuaciones.

Finalmente, existe un fuerte incremento de la preocupación por los problemas derivados del uso inadecuado de las redes sociales y la figura del coordinador de convivencia está consolidada en todos los centros y es valorada positivamente por toda la comunidad educativa.

Los centros han incrementado el control de las incidencias relacionadas con la convivencia, por lo que han salido a la luz más casos de acoso e intimidación entre iguales, de 178 a 227, como los casos confirmados en el 2014-2015, de 20 en el curso anterior a 31.

Los datos corroboran que son mayoría los centros con pocos alumnos con incidencias -menos de cinco estudiantes-, un 64 por ciento del total de los centros de la Comunidad; así como que han disminuido los colegios e institutos que cuentan con 50 o más alumnos con incidencias, el 2,73 por ciento de los centros de la Comunidad. De hecho, desde el curso 2006-2007, el alumnado con incidencias ha disminuido el 23,72 por ciento y el número de incidentes ha decrecido en 4.793 casos.

Además, Educación ha señalado que algo que refuerza estos datos positivos es la bajada en el número alumnos implicados en incidencias: de 8.026 estudiantes que presentaban incidencias el pasado curso se ha pasado a 7.943. Asimismo, también decrece el número de alumnos con comportamientos multirreincidentes, que representan tan solo el 0,42 por ciento del total.

El número de expedientes disciplinarios abiertos al alumnado también desciende en 192 al pasar de 775 abiertos el curso anterior a 583 el curso 2014-2015, descenso que coincide con el incremento de procedimientos innovadores de resolución de conflictos como los procesos de mediación y de acuerdo reeducativo con alumnado y familias.

Por otro lado, las actividades de convivencia escolar que realizaron los centros durante el curso 2014-2015 se incrementaron en 105 manteniendo la tendencia ascendente iniciada en el curso 2006-2007. De hecho, todos centros públicos cuentan ya con coordinador de convivencia y un 93,3 por ciento de los centros concertados también, lo que supone un incremento del 0,95 por ciento con respecto al curso anterior.

Por su parte, el alumnado ayudante y mediador también se ha multiplicado exponencialmente desde el curso 2006-2007, cuando había tan solo 68 estudiantes de estas características en la Comunidad, a 1.179 el pasado curso.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.