El portavoz parlamentario adjunto del PP en el Parlament, Juan Manuel Lafuente, ha considerado este miércoles que "el Govern manifiesta un desprecio a la soberanía popular y desprestigia al Parlament" al no cumplir una resolución de la Cámara balear sobre los supuestos casos de nepotismo.

Así se ha manifestado Lafuente tras la Junta de Portavoces, donde también ha acusado al Ejecutivo balear de ser "insumiso a la voluntad popular de los ciudadanos" mientras "se llena la boca de transparencia".

PODEMOS:

"un govern de cambio no puede gobernar de espaldas al parlament"

En un sentido similar se ha manifestado, la portavoz parlamentaria de Podemos, Laura Camargo, quien ha considerado que "un Govern de cambio no puede gobernar de espaldas al poder legislativo". Así, ha recordado que la "exigencia" de su grupo "es que se respete el mandato del Parlament" porque "el Govern tendría que escuchar las decisiones que surgen" de la Cámara, ha incidido.

Mientras, el portavoz de Ciudadanos, Xavier Pericay, ha dicho que el Govern "teóricamente tendría que responder" cuando el Parlament "toma unas determinadas decisiones o acuerdos". Por ello, ha apelado a la separación de poderes.

Por parte de MÉS per Mallorca, su portavoz David Abril ha dicho que los criterios en la selección de los cargos debería predominar la "idoneidad y eficiencia" y evitarse "casos de vinculación familiar".

Abril ha recordado que los grupos coincidieron en aceptar una serie de criterios sobre este tema y sobre "hasta qué grado de consanguinidad estamos dispuestos a aceptar", si bien ha entendido que "lo coherente" es que esto se aplique a partir de los próximos nombramientos que se lleven a cabo.

El psib insiste en que hay separación de poderes

Sobre este tema, el portavoz del PSIB en el Parlament, Andreu Alcover, ha hecho hincapié en que "la separación de poderes es bastante clara" y que "el legislativo tiene las competencias que le corresponde".

Finalmente, el portavoz del PI, Jaume Font, ha explicado que "si un partido tiene una persona válida y le pone en un puesto y es válido, yo no le pido qué apellidos tiene, ni si está casado o no". "Tenemos esta discusión hace nueve meses y a mí me preocupan las listas de espera y la financiación autonómica", ha zanjado.