El Consejo de Gobierno de esta semana ha tomado conocimiento las bases de la convocatoria de la Orden por la que se regula la participación de ayuntamientos y entidades sociales en el Plan Regional de Integración Social (PRIS), cuyo presupuesto ascenderá un 16,4%, hasta los 5.402.667 millones de euros, y podría llegar a los 13.000 usuarios —2.000 más que el pasado ejercicio— y 27.000 beneficiarios —4.000 más que en 2015—.

Así lo ha destacado la titular regional de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, quien en rueda de prensa ha explicado que tras la publicación en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha de la Orden se abrirá un periodo de 15 días en el que las entidades de iniciativa social y los ayuntamientos podrán presentar proyectos de integración social por el sistema de libre concurrencia.

La convocatoria del PRIS 2016 tiene como principal novedad que aumenta su presupuesto un 16,4%, hasta 5.402.667 euros. De ellos, 4.075.000 euros irán a entidades y 1.327.000 euros para ayuntamientos.

También establece mejoras para los ayuntamientos y las entidades sociales porque "agiliza el pago", con la entrega del 40% del importe a la firma, "con lo aporta liquidez a las entidades y corporaciones locales a la hora de asumir gastos de proyectos sociales", ha subrayado la consejera.

Otra de las novedades del PRIS de este año, ha proseguido Sánchez, es que se simplifica y facilita el proceso de justificación, ya que las justificaciones de los proyectos se reducen de tres a sólo dos, al tiempo que "se incorporan dos nuevas líneas de acción de proyectos objeto de financiación para dar respuesta a las situaciones de necesidad social".

Se trata de acciones que faciliten "el acceso a una vivienda a personas en itinerario de inclusión social y las acciones individuales y grupales que posibiliten a las mujeres con cargas familiares no compartidas que se encuentren en situación de vulnerabilidad el acceso a los sistemas de empleo, salud, vivienda o educación".

En la convocatoria 2016 del PRIS se contempla dos nuevas modalidades de proyectos que recogen acciones que conforman el Programa Operativo Regional Fondo Social Europeo 2014-2020 para Castilla-La Mancha: los de intervención social en puntos, zonas o barrios desfavorecidos en municipios de Castilla-La Mancha, cuyo objetivo sea detener los procesos de segregación y exclusión de esas zonas de nuestras ciudades o pueblos; y los proyectos de mediación socioeducativa con población romaní, para que los menores continúen su escolarización y no se descuelguen del sistema educativo.

Las cuatro modalidades de proyectos de 2016 comprenden acciones de integración social dirigidos a población en situación de vulnerabilidad o exclusión social; dispositivos de alojamiento para personas que presentan una situación de vulnerabilidad o exclusión residencial; proyectos de intervención social en puntos, zonas o barrios desfavorecidos en municipios de la región y proyectos de mediación socioeducativa con población romaní.

Por último, la consejera ha recordado que el pasado 2015, en virtud al Plan Regional de Integración Social, un total de 163 entidades, de ellas 91 corporaciones locales y 72 entidades de iniciativa social, desarrollaron en 2015 proyectos de integración para atender a 11.167 usuarios y casi 23.000 beneficiarios en la región.

Consulta aquí más noticias de Toledo.