Cada vez hay más personas en España viviendo solas, y ésta es una opción habitacional que se extiende entre las mujeres y los menores de 65 años, según se deduce de la última encuesta de hogares publicada este miércoles por el INE (PDF).

El número de hogares formados por una persona ascendió el año pasado a 4.584.200, tras registrar un incremento de un 1,1% respecto al año anterior (+49.100). Los unipersonales representan ya el 25% del total de hogares, son uno de cada cuatro. Este ascenso es lo que ha favorecido precisamente que, pese al descenso de la población residente, vuelva a crecer un año más el número de hogares totales en España, alcanzando la cifra de 18.346.200 (43.100 más).

En España, los principales ocupantes de hogares unipersonales son hombres, si son menores de 65 años, y mujeres, principalmente viudas, entre la tercera edad. Sin embargo, en el último año la estadística muestra cómo aumentan los hogares unipersonales de mujeres (+2,6), mientras descienden los de hombres (-0,6%), y sobre todo muestra cómo el ritmo de crecimiento de los habitados por menores de 65 años es cinco veces superior al crecimiento de los hogares unipersonales de mayores de 65 años (+1,6% por +0,3%, respectivamente).

"Entre los menores de 65 años hay más hombres por cómo se gestionan todavía la mayoría de los divorcios y las custodias", explica María Silvestre, profesora de sociología de la Universidad de Deusto. Pero ella destaca el aumento de las mujeres jóvenes que ahora también viven solas y lo achaca a una nueva "identidad femenina de la mujer que ya no prioriza en la vida la formación de una familia y los hijos".

Por su parte, el demógrafo del CSIC Julio Pérez explica que sin embargo no aumenta a igual ritmo el número de hogares unipersonales entre la población mayor  de 65 años debido a la mayor esperanza de vida, que hace que la vida de las parejas se prolongue.

Pese al auge de las personas que viven solas de los últimos años, esta fórmula sigue siendo minoritaria en España. Solamente la practica el 10% de la población. La mayoría, mientras tanto, reside en hogares formados por cuatro miembros (28,2%), seguido de una vivienda con tres miembros (25,2%) o en pareja sin hijos (24,4%) y en familias numerosas (12,2%).  El tamaño medio del hogar se estableció en 2,51 personas el año pasado.

Más familias monoparentales

Otra de las tendencias sociológicas interesantes que revela la estadística de hogares del INE es el aumento del número de hogares habitados por familias monoparentales (un adulto con hijos), que si en 2014 eran el 9,6% del total ya suponen el 10,3%. Su incremento, absoluto, fue de 142.800 hogares (+8,1%) el año pasado.

En la mayoría de los casos son las madres las que viven solas con hijos, siendo el 81,3% de las familias monoparentales. De ahí que muchos expertos consideren que deben llamarse familias monomarentales. Sin embargo, mientras el año pasado las mujeres con hijos subieron un 6,3% el año pasado, los padres con hijos aumentaron a un ritmo del 16,9%.

En todo caso, la vida en pareja, con o sin hijos, sigue siendo la más frecuente en España, aunque esté perdiendo un poco de fuelle. Ambas, con y sin hijos, bajaron alrededor de medio punto porcentual el último año. En 2015, las únicas parejas que aumentaron son las del mismo sexo, que vivieron un incremento de 1.500 (+1,6%) aunque su proporción en el número de hogares no varía, son el 0,8% de los mismos.

En ocho de cada diez hogares monoparentales, el adulto es la madre En función de la edad, el hallazgo principal del INE es la constatación de que los jóvenes se independizan tarde en España, destaca la socióloga María Silvestre. Todavía un tercio de la población entre los 25 y los 34 años sigue viviendo con sus padres. "Es un porcentaje muy superior a otros países europeos donde la emancipación se produce incluso antes, en el periodo de formación", describe.

Entre los mayores de 65 años, vivir en pareja es ahora lo más habitual (45%) seguido de solas (22,4%) y en pareja con hijos (15,4%). Cuando se rebasan ya los 85 años entonces sí la forma más común es vivir solo (34,2%). En el último año, en este segmento, lo que más se incrementó fueron los mayores que viven en pareja con hijos (+6,9%), tal vez por la reagrupación familiar a causa de la crisis.

La apuesta por la vivienda en propiedad es ampliamente mayoritaria. En 2015 el 77,3% de los hogares ocupaba una vivienda en propiedad, tanto con pagos pendientes como sin ellos. Sin embargo, el INE detecta un ligero incremento de los hogares de alquiler, que pasaron de ser un 16,6% a un 17,5% en el último año. El INE destaca a su vez que el 59,7% de los hogares con algún miembro extranjero vivían el año pasado de alquiler, frente al 12% de los hogares con todos sus miembros de nacionalidad española.

"Si tuviera pareja, me plantearía no vivir juntos"

"Hay otras formas de pareja que no conllevan, necesariamente, vivir juntos", cuenta Bárbara, publicista de 40 años que durante los últimos seis ha vivido sola. Aunque no es la primera vez, puesto que anteriormente, por temporadas, también lo ha hecho. "Según pasan los años nos hacemos más huraños y con más manías y la convivencia se vuelve más difícil", explica la publicista.  Y, aunque ahora no tiene pareja, cuenta que hace unos años mantuvo una relación y no vivían juntos: "cada uno en su casa estábamos muy a gusto, pero siempre nos preguntaban cuándo nos íbamos a ir a vivir juntos".

"No echo de menos nada de vivir con otra persona, echo de menos a alguna persona en concreto", expone Bárbara. "Tampoco me importaría replantearme mi situación, aunque me gusta vivir sola", señala esta publicista que vive en el barrio de Prosperidad. "Es muy caro vivir sola, pero a ciertas edades prefieres no compartir piso con otras personas que no sean tu pareja".

"Siempre piensan que vives sola porque no has encontrado a nadie, no porque has tomado esa decisión", explica la publicista. "En los hombres está mejor visto que vivan solos y dependiendo del entorno en el que te muevas, no te miran tan raro, sobre en ambientes más alternativos... Creo que la visión de la mujer que vive sola ha cambiado un poco con los años".