Los ingresos tributarios descendieron en seis comunidades autónomas en febrero y en Asturias esta disminución se situó en el -16,9 por ciento. Le acompañan: Aragón, (-3,2%), Canarias (-17,9%), Cantabria (-4,9%), Extremadura (-4,7); y Valencia (-11,5%), según los datos publicados por la Agencia Tributaria.

En el lado contrario, las retribuciones aumentaron en once comunidades autónomas y en la cabeza de la lista se situó Navarra (+77,4 por ciento). Le siguen: Andalucía (+3,2%), Baleares (0,6%), Castilla-La Mancha (4,1%), Castilla y León (13,6%), Cataluña (0,7%), Galicia (24,3%), Madrid (3,8%), Murcia (1,9%), País Vasco (15,3%) y La Rioja (10,3%).

En total, los ingresos tributarios en febrero ascendieron a 21.250 millones de euros, un 2,9% (602 millones) más que en el mismo mes de 2015. La mayor parte del crecimiento se produjo por el menor importe de las devoluciones realizadas (-541 millones).

En este sentido hay que recordar que en enero se adelantaron devoluciones que estaban previstas para febrero. En el conjunto de los dos primeros meses, los ingresos disminuyeron en cambio un 1,4%, con un descenso del 1,6% en los ingresos brutos y del 2,5% en las devoluciones (incluida la asignación a la Iglesia Católica).

Corregidos, entre otros elementos, los distintos ritmos de devolución en 2015 y 2016, la devolución del céntimo sanitario y los aplazamientos de entes públicos, los ingresos en términos homogéneos se reducen un 1,1%.

En los ingresos de febrero se contabilizan, además de las declaraciones mensuales habituales, el IVA de diciembre y del cuarto trimestre del año pasado y los pagos a cuenta de los empresarios individuales también de ese último trimestre (para todos ellos el plazo de presentación terminó el día 30 de enero).

Asimismo, se incluyen en este mes los ingresos del cuarto trimestre del Impuesto sobre el Valor de la Producción de la Energía Eléctrica y de los Impuestos Especiales sobre Alcohol y Cerveza.

En los ingresos de febrero destacaron dos hechos. En primer lugar, en febrero se ingresaron por primera vez las retenciones de trabajo y capital calculadas con los nuevos tipos vigentes desde el 1 de enero de 2016 (entre otros, tipo mínimo del 19% y máximo del 45% en las retenciones del trabajo, y tipo fijo del 19% para los rendimientos de capital). El descenso en la recaudación del IRPF fue consecuencia de esta nueva rebaja de tipos.

El segundo hecho es el mantenimiento del dinamismo de las pequeñas empresas en el último trimestre de 2015. Este dinamismo se concretó en un fuerte crecimiento, en los dos primeros meses del año, de los pagos a cuenta de las empresas personales (14,2%) y del IVA de las pymes (8,1%).

En este último caso la tasa es inferior a la registrada en el trimestre anterior, pero es la que explica (junto con las menores devoluciones) el crecimiento de la recaudación por IVA hasta febrero.

Consulta aquí más noticias de Asturias.