La Dirección General de Política Forestal y Espacios Naturales ha aprobado el Plan de Gestión de la Red de Alimentación de Aves Necrófagas en Castilla-La Mancha, entre cuyas acciones iniciales figura la realización de censos de reproductores con periodicidad anual para águila imperial, buitre negro y alimoche y cada dos o cinco años para el resto de especies objetivo.

El Plan, publicado este martes en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) y recogido por Europa Press, también prevé poner en marcha un programa de difusión y conocimiento de la red para los colectivos implicados, acciones de control del uso por parte de las aves carroñeras de los muladares y explotaciones.

Asimismo, desarrollará proyectos de investigación y demostrativos encaminados a estimar las necesidades tróficas reales, las cantidades aportadas, el comportamiento de las especies, la eficacia de la eliminación y la estimación de los riesgos sanitarios reales, en especial en las áreas las zonas de protección.

Este Plan de Gestión, que será requisito indispensable y servirá de base para la autorización de muladares y explotaciones ganaderas dentro de las zonas de protección, tiene entre sus objetivos el de mantener parejas reproductoras en los actuales y potenciales territorios de cría sin provocar desequilibrios ecológicos y facilitar alimento a las poblaciones juveniles de estas especies para mejorar su estado de conservación.

También paliar la carencia de alimento que vienen sufriendo las especies objetivo en los últimos años debido al cierre de muladares rurales y a la disminución de la ganadería extensiva, buscando un balance equilibrado entre oferta y requerimientos tróficos de las poblaciones de especies objetivo; y apoyar la ganadería extensiva en las zonas de protección, donde el aprovechamiento de las carroñas favorece en mayor medida la conservación de las especies objetivo.

Además de conservar el equilibrio biosanitario natural de la ganadería extensiva potenciando el papel que tradicionalmente han realizado las especies necrófagas en las explotaciones ganaderas en la eliminación de cadáveres, reduciendo el riesgo de transmisión de enfermedades entre los animales domésticos, y mantener el comportamiento necrófago de estas especies objetivo evitando posibles desviaciones del mismo respecto del natural debidas a falta de alimento.

Finalmente, busca fomentar el interés y el respeto de los habitantes de las áreas ocupadas por estas especies por su patrimonio natural e involucrarlos, activamente, en la defensa de su entorno; crear las condiciones necesarias para que la Red de alimentación se mantenga económicamente con los mínimos costes posibles y que estos costes sean socialmente admisibles, y realizar seguimiento de la efectividad del plan y la evaluación del mismo.

Consulta aquí más noticias de Toledo.