Boda gitana de Mazarrón
El alcalde de Mazarrón asiste a su primera boda civil gitana de Mazarrón. AGENCIAS
El alcalde de Mazarrón, Francisco Blaya, ha oficiado su primera boda gitana civil, que se ha celebrado en el jardín público de La Purísima, engalanado para la ocasión por la familia de la novia.

En una ‘limousine' blanca, seguida del cortejo familiar, con un vestido de siete metros de cola y a través de una alfombra de casi cuarenta metros de larga cuajada de pétalos de flores, la novia se dirigía al improvisado altar situado delante de la fuente donde se halla el monumento a la Patrona del municipio.

Más de un centenar de invitados asistieron al enlace civil gitano

Bajo un arco adornado con flores de diverso colorido la esperaba el novio y el alcalde Blaya para unirlos civilmente ante los ojos de los más del centenar de invitados presentes.

Tras la boda civil los recién casados fueron subidos a hombros por los familiares y amigos entre cantos, jaleo y palmas. Tanto el inicio como el resto de la ceremonia estuvo presidida por una enorme e interminable lluvia de peladillas y monedas, mientras los invitados de ambas familias cantaban festejando el casamiento.

El alcalde Blaya confesó que, aunque no era su primera boda al aire libre, ya que recientemente ha oficiado una en alta mar abordo de una embarcación y otra a orillas del mar, sí que ha sido su primera ceremonia de este tipo donde la tradición, el rito y el folclore se aúnan en un espectáculo de alegría diferente a cualquier otro. Sin duda una experiencia para recordar por un alcalde que en sus obligaciones civiles como edil del municipio siempre está disponible para todos y se adapta, como buen profesional, a cualquier día, hora y circunstancia.