Además, carecen de vestuarios adecuados; y en el Parque Central comparten sus taquillas con los vehículos en las propias cocheras. Ante esta denuncia, que ya viene de años atrás, el sindicato no descarta tomar medidas civiles, administrativas o penales.