El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha presidido este miércoles la entrega de condecoraciones de la Orden de San Raimundo de Peñafort a los magistrados José Godino y Manuel Caballero-Bonald, que han recibido la Cruz Distinguida de Primera Clase, y al funcionario José Cecilio García López, al que se le ha impuesto la Medalla de Plata del Mérito a la Justicia de dicha orden.

En el acto de entrega de estas condecoraciones, han estado presentes, además de los homenajeados, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, el subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y representantes de colectivos relacionados con la justicia.

Catalá ha destacado que este es uno de los actos "más agradables" que se celebra en el ámbito de la justicia porque supone el reconocimiento de tres profesionales por los servicios prestados. "Es una manera simbólica también de reconoce la labor de tantas miles de personas que cada día trabajan por tener una justicia en España de calidad", ha manifestado en declaraciones a los periodistas.

Ya en su discurso, se ha referido a cada uno de los condecorados y ha señalado que este reconocimiento a tres personas, dos magistrados y un funcionario, que ocupan puestos distintos dentro del ámbito judicial, demuestra que "la Justicia se hace con la suma de muchos, de muy distintas posiciones y cualificaciones profesionales, pero donde todos son muy relevantes y necesarios".

"Muchas manos cada día, muchas neuronas cada día se ponen al servicio de la justicia para todos los españoles y todas ellas hacen falta para que funcione un poco mejor", ha destacado Catalá, quien ha asegurado que esta condecoración, "además de significar un honor, es también un compromiso y obligación de renovar y redoblar el esfuerzo para seguir trabajando al servicio de la sociedad".

Macrocausas contra la corrupción

Además, ha aprovechado que los dos magistrados han estado en el tribunal del caso 'Malaya', contra la corrupción en Marbella (Málaga) —Godino como ponente de la sentencia—, para extender sus agradecimiento "a todos los que habéis trabajados en la gestión de procesos judiciales tan sumamente complejos como son esas mega o macrocausas, que requieren una gran dedicación y empeño".

Catalá ha asegurado que "conseguir que se imparta justicia y que eso sea trasladado a la sociedad me parece que es el fin último de vuestro trabajo, máxime cuando se asocia con una de las mayores lacras que asolan nuestra sociedad y que a todos nos repugnan como es la corrupción".

Los condecorados

El magistrado José Godino es presidente de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Málaga, nació en La Carolina (Jaén) el 9 de diciembre de 1951 e ingresó en la carrera judicial en 1982, desempeñando funciones en los Juzgados de Yecla (Murcia), Fuengirola y Torremolinos (Málaga) y Huelva. Ascendió a magistrado en 1986 y en 1987 fue destinado en la Sección Primera de Málaga.

Ha sido magistrado adscrito a la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) durante tres años. Además, es profesor colaborador de la Cátedra de Derecho Procesal de la Facultad de Derecho de Málaga y profesor de la Escuela de Prácticas Jurídicas. Es autor de numerosos artículos y ponente en diversos cursos en materia jurídica.

Como hito más importante en su carrera judicial destaca la organización del considerado mayor juicio de la historia judicial de España, el relativo al caso 'Malaya', en el que era ponente. Culminó dicho procedimiento en una sentencia de más de 5.000 folios que ha sido confirmada casi en su entera totalidad por el Tribunal Supremo. Una causa con 95 procesados, casi un millón de documentos.

En diciembre de 2015, con motivo del aniversario de la Constitución española de 1978 se concedieron diversas condecoraciones de la Orden de San Raimundo de Peñafort, entre ellas la Cruz Distinguida de Primera Clase a José Godino Izquierdo que se le ha entregado este miércoles.

Godino ha agradecido esta distinción y ha señalado que aunque es importante la "satisfacción por el deber cumplido", esta condecoración es "un acicate y un reconocimiento a tantos años de trabajo dedicados a esta difícil tarea de administrar justicia y, como no, al esfuerzo puntual que algunos procedimientos especiales nos exigen", refiriéndose al caso 'Malaya'.

Manuel Caballero-Bonald es magistrado-juez de la Sección Octava de la Audiencia de Málaga. Nació en Arcos de la Frontera (Cádiz), el 9 de julio de 1963 e ingresó en la carrera judicial en 1988, siendo su primer destino el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Cabra (Córdoba).

Prestó servicios en otros juzgados hasta que en marzo de 2005 fue elegido juez decano de Málaga, cargo que desempeñó hasta 2009, momento en el que fue destinado a la Sección Octava de Málaga, especializada en materia de menores y violencia de género. Ha realizado diversas ponencias en grupos de trabajo sobre investigación en la lucha contra el blanqueo de capitales, constituido entre el

Consejo General del Poder Judicial, Fiscalía del Estado y Eurojust.

También estuvo en el tribunal del caso 'Malaya' y ha dirigido numerosos cursos organizados por el CGPJ, Fiscalía General del Estado, colegios profesionales y otras instituciones. Es profesor de la Escuela de Práctica Jurídica del Colegio de Abogados de Málaga.

El 6 de diciembre de 2012 ya le fue concedida la Cruz Distinguida de Segunda Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort y este miércoles se le ha impuesto la Cruz Distinguida de Primera Clase otorgada el pasado año.

Caballero-Bonald, hijo y hermano de magistrados, ha considerado que esta distinción "es merecida, porque son 28 años de carrera profesional", destacando su etapa como juez decano "de la que estoy especialmente orgulloso porque supone representar a los compañeros", aunque también ha subrayado la tarea que requieren los macrojuicios y la Audiencia.

Asimismo, ha incidido en que entiende esta condecoración como un reconocimiento al trabajo que realizan los jueces en general "que si no fuera por ello, la justicia no estaría al borde del colapso sino directamente inmersa en el colapso".

José Cecilio García López, personal del cuerpo de tramitación procesal y administrativa en la Fiscalía del Área de Marbella, nació el 1 de febrero de 1956 en Pinos Puente, Granada. Ingresó en la Administración de Justicia el 26 de diciembre de 1984 tomando posesión en un juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Estepona, donde estuvo hasta septiembre de 1991.

El 4 de octubre de 1991 tomó posesión en lo que fue el Destacamento de Fiscalía en Marbella, desempeñando sus funciones en la Secretaría de dicho destacamento y posteriormente en la Fiscalía de Área de Marbella.

Se le ha impuesto la Medalla de Plata del Mérito a la Justicia de la Orden de San Raimundo de Peñafort, dentro de las condecoraciones concedidas en diciembre de 2015 con motivo del aniversario de la Constitución española. García López, visiblemente emocionado, ha agradecido este reconocimiento.

En 1944, siendo ministro de Justicia Eduardo Aunós, se publica en el Boletín Oficial del Estado de 7 de febrero el Decreto de 23 de enero de ese mismo año —festividad de San Raimundo de Peñafort, patrono de los juristas— por el que se crea la Cruz de San Raimundo de Peñafort para homenajear el mérito a la Justicia y recompensar hechos distinguidos o servicios relevantes.

Las cruces se otorgan para reconocer los servicios prestados y la contribución al desarrollo y perfeccionamiento del derecho y la jurisprudencia. Las medallas reconocen los años de servicio, sin nota desfavorable, prestados en las profesiones jurídicas y administrativas dentro de la jurisdicción del Ministerio de Justicia.

Consulta aquí más noticias de Málaga.