Abdeslam declaró ante la Policía que Abaaoud organizó el 13-N y que lo había visto "solo una vez"

  • También señaló a su hermano Brahim al ser detenido en Bruselas.
  • Los investigadores han constatado numerosas contradicciones y falsedades.
  • Entre otras la relativa a Abaaoud: sí lo conocía, ya que ambos fueron condenados juntos en 2010 por un delito de delincuencia común.
Sven Mary (c), el abogado del presunto cerebro logístico de los atentados de París, Salah Abdeslam.
Sven Mary (c), el abogado del presunto cerebro logístico de los atentados de París, Salah Abdeslam.
EFE/Christophe Petit Tesson

El único autor con vida de los atentados del pasado 13-N en París, Salah Abdeslam, trató de desvincularse de la organización de esos ataques, que atribuyó a su hermano Brahim y a Abdelhamid Abaaoud, en su declaración a la policía belga tras ser detenido, según el canal francés BFMTV.

Abdeslam dijo que renunció de forma voluntaria a hacerse explotar junto al Estadio de Francia como en principio estaba previsto, y que, tras dejar allí a sus tres compañeros que sí se suicidaron, condujo el coche, después tomó el metro y a continuación contactó con otro terrorista ahora huido, Mohamed Abrini.

En cualquier caso, los expertos alertan de que la versión de Abdeslam está plagada de inconsistencias y mentiras, lo que la hacen muy poco fiable para tratar de reconstruir lo ocurrido.

Según su declaración, Abdeslam, considerado el responsable logístico de los atentados, alquiló los coches y reservó las habitaciones de hotel a instancias de su hermano Brahim (que se suicidó con explosivos en un café del centro de París), quien era además quien le facilitaba el dinero para hacerlo.

Sin embargo, señaló que era Abaaoud, abatido por la policía cinco días después de los atentados, el jefe de la célula, aunque dijo que apenas lo conocía tras haberlo visto "una sola vez". Los investigadores recuerdan que esa es una de las mentiras en su confesión, ya que ambos fueron condenados juntos en 2010 por un delito de delincuencia común.

Abdeslam, que ha pedido su extradición a Francia, también mintió presuntamente al decir que no reconocía en una foto a Najim Laachraui, quien solo tres días después de su declaración participó como suicida en los atentados del martes en Bruselas.

Sin embargo, en 2015 el propio Abdeslam viajó a Hungría para recoger a Laachraui y trasladarle hasta Bélgica, según consta en el registro de control de fronteras entre Austria y Hungría. Laachraoui fue además el presunto artificiero de los comandos que atentaron el 13 de noviembre del año pasado en París, cuando murieron 130 personas.

Denuncia de su abogado contra el fiscal

El abogado de Abdeslam ha presentado una denuncia contra el Fiscal de París, François Molins, por violar el secreto de instrucción, al revelar declaraciones realizadas por su cliente tras su detención. La Fiscalía de Bruselas confirmó que ha recibido la demanda de Sven Mary, dijo a Efe un portavoz. "A partir de ahora se abre un procedimiento que puede durar varios meses", añadió.

En una rueda de prensa en París el pasado fin de semana, Molins explicó que Abdeslam había dicho a los investigadores belgas que estaba presente en los ataques de París y que debía hacerse estallar en el estadio de Francia, pero que "dio marcha atrás". El letrado del presunto terrorista considera que esas declaraciones son "una violación de los derechos de su cliente".

En una rueda de prensa en Bruselas el pasado lunes, François Molins se declaró "muy sereno" en cuanto a la denuncia de Sven Mary. "El Fiscal federal y yo mismo trabajamos en estos dos casos unidos por un equipo común de investigación, que permite un intercambio permanente de informaciones", señaló Molins, que apostilló que "en el marco de ese dossier común, "tenemos la posibilidad de expresarnos".

Precisó, asimismo, que el código penal francés autoriza al Fiscal de la República a hacer públicos elementos objetivos del procedimiento, cuando estima necesario rectificar informaciones parciales, inexactas o que relevan un rumor.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento