La banda terrorista ETA quiso ser la protagonista de la ‘operación retorno’ en las carreteras españolas con el anuncio de la colocación de explosivos en distintas vías de comunicación.

Con sendas llamadas a DYA y ‘Diario de Teruel ’, el grupo terrorista informó de la existencia de distintos artefactos en Guipúzcoa, Cantabria, Burgos, Aragón y La Rioja, sobre las 14 horas de ayer.

Sólo uno de ellos llego a explotar, concretamente en el término riojano de Fuenmayor, a 13 kilómetros de Logroño. El estallido se produjo a las 16,55 horas en un talud de la N-232 en una escombrera próxima a Bodegas Castillo sin causar ningún daño personal ni material.

La banda terrorista avisó de la colocación de distintos artefactos en Guipúzcoa, Cantabria, Burgos, Aragón y La Rioja

De hecho, los vecinos de la localidad riojana apenas notaron el explosivo y creyeron que se trataba del estallido de un petardo. Con motivo de la detonación y de los distintos avisos, la N-232 y la AP-68 permanecieron cortadas hasta las seis de la tarde.

El artefacto que explotó en Fuenmayor contenía entre 300 y 400 gramos de una sustancia explosiva todavía sin determinar, según informó José Antonio Ulecia, delegado del Gobierno en La Rioja. El propio delegado del Gobierno confirmó que el explosivo era de escasa potencia. El estallido dejó un cerco con 50 centímetros de diámetro y 10 de profundidad.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE LOGROÑO