Vía no apta para tacones

La calle Granada lleva 16 meses con el pavimento irregular. Viandantes se quejan por el riesgo de tropiezo y los charcos que forman lluvia y baldeo.
Los socavones y la irregularidad del suelo hacen molesto el paso con tacones y hasta carritos de bebé. (M. Mesa)
Los socavones y la irregularidad del suelo hacen molesto el paso con tacones y hasta carritos de bebé. (M. Mesa)

Hay calles a las que el paso del tiempo y las gente les causa baches y otras heridas urbanas. Pero el pavimento de calle Granada es así de irregular por definición. La rehabilitación de esta vía del centro histórico encargada por el Ayuntamiento terminó a escasos días de la Semana Santa de 2006. «Esto lo hicieron con prisas. Por eso, partes del suelo están más altas que otras», afirma Ángel Barrero, comerciante de esta zona de la ciudad.

El suelo está formado por una sucesión de cilindros blancos separados entre sí unos centímetros por cemento. Pisar firme es imposible. María Belén Castillo, que acompaña a Ángel, asegura que quienes llevan tacones o usan bastón para caminar lo tienen complicado en esta zona. También hay baches que se convierten en charcos al llover o baldear. «Ni el camión que limpia las calles con los cepillos y el agua es capaz de arrancar la suciedad de aquí. Al contrario, el camión encharca la calle», sostiene Ángel.

Albana Saul, 26 años

«El suelo de la calle Granada me parece fatal. Resbala y deberían cambiarlo. Yo paso por aquí todos los días y es molesto andar con tacones. Una amiga se cayó en Feria».

Felipe Molina, 30 años

«Creo que pusieron el suelo con prisa para tenerlo listo antes de la Semana Santa. Me gusta como ha quedado el resto de la calle, aunque deben arreglar el suelo».

Ángela Ramírez, 56 años

«Es mejor que el pavimento sea irregular, porque así no te resbalas cuando llueve. No soy de Málaga, pero creo que el suelo es cómodo para andar. Me parece bonito».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento