Los aparcamientos privados se unieron en Málaga el sábado a los municipales en el cobro por minutos y no por fracciones horarias gracias a la entrada en vigor de una ley estatal que lo prohíbe. Los parkings públicos de la capital se adelantaron a esta normativa tras un acuerdo del pleno tomado en marzo de 2006. En Andalucía, comprar una plaza cuesta 22.100 euros (la octava comunidad más cara de España).