Jon herrera

Chófer, 47 años

«Me dicen que siempre vengo alegre» «Yo no sufro nada al volver al trabajo tras las vacaciones. Las vacaciones las uso para descansar y luego llego al trabajo con ganas. Mis compañeros me dicen que qué alegre vengo al trabajo. Soy optimista, pero quizás mi trabajo, por el hecho de estar mucho rato en la calle, es más llevadero. Yo lo llevo bien».

Carmen r. camacho

Secretaria, 27 años

«Yo no cuento los meses para las vacaciones». «Yo voy al trabajo con ganas. En vacaciones me renuevo y voy con más fuerza a mi trabajo. Reconozco que hay gente que le afecta, que sufre el síndrome posvacacional, pero a mí me encanta volver después de las vacaciones. No soy de las que están contando los meses que faltan para las próximas vacaciones».

Irene fernández

Peluquera, 42 años

«Me entra una pequeña depresión». «A mí me afecta bastante volver al trabajo. Me entra una pequeña depresión, pero no queda otro remedio. Por suerte, el síndrome posvacacional lo supero en unos días, aunque casi siempre a voces en el trabajo. Creo que es normal. A todos nos afecta más o menos, porque mejor estaríamos de vacaciones».

Andeka azaola

Camarero

«Se me pasa al final de mes, al cobrar». «Volver al curro es un fastidio. Tienes que volver a oír el despertador, aguantar al jefe... ja, ja... A mí se me pasa cuando llega el fin de mes, al cobrar. Si queremos ir de vacaciones no queda otro remedio que currar. Por suerte la hostelería es divertida y se soporta bastante bien, aunque cada año es más duro volver al trabajo».

Eduardo bilbao

Administrativo

«Madrugar es lo que peor llevo». «Los primeros días no se llevan bien. Es como volver a la escuela. De vacaciones estás relajado pero sabes que hay que volver a la pelea. Aunque he vuelto en agosto y creo que se lleva mejor así. Lo de madrugar es lo que más sufro. Pero creo que no todo es relajarse. No tiene que ser bueno estar todo el año de relax».