Veintidós casas. Ayer quedó oficialmente inaugurada la población de Tiurana, en la comarca de La Noguera, un pueblo que empezó a reconstruir en otro emplazamiento hace ocho años, cuando la primera villa quedó anegada por las aguas del pantano de Rialp.

Hasta el momento son seis las familias que han mantenido el espíritu de pueblo, que ya estudia como abandonar su anterior estilo de vida, ligado a la agricultura, para convertirse en destino turístico, ofreciendo precisamente como atractivos todas las actividades relacionadas con el pantano, como centros de aventura, y el golf, para lo que dedicarán 120 hectáreas para construir un campo deportivo.

Para facilitar el renacimiento del nuevo núcleo de Tiurana, el Consistorio tiene previsto construir 120 nuevas viviendas y ofrece varios incentivos para los nuevos empadronamientos.

Primer bar-restaurante

El primer establecimiento comercial abierto es un bar-restaurante. Otra novedad es el viaje pagado por el Consistorio, que los vecinos interesados harán a Andalucía y Valencia para aprender cómo aprovechar las oportunidades del pantano, y visitarán establecimientos de agroturismo.