La oferta de cursos del Ayuntamiento no difiere mucho de la de años anteriores, pero sí se nota un peso más fuerte de las nuevas tecnologías. Así, al lado de las clases de cocina o de bailes de salón, los asistentes podrán aprender a chatear con webcam o diseñar páginas web. También ganan protagonismo las clases de cocina, planchado y costura para los hombres.

Las tecnologías arrasan

La oferta de cursos del Ayuntamiento no difiere mucho de la de años anteriores, pero sí se nota un peso más fuerte de las nuevas tecnologías. Así, al lado de las clases de cocina o de bailes de salón, los asistentes podrán aprender a chatear con webcam o diseñar páginas web. También ganan protagonismo las clases de cocina, planchado y costura para los hombres.