El Reino Unido espera entregar este otoño a Irak el control de la provincia meridional de Basora, anunció este domingo el Ministerio de Defensa después de que comenzase el repliegue de los soldados británicos que continuaban destacados en la capital de la provincia.

Los alrededor de 550 militares empezaron a retirarse este domingo por la noche de su última base en el interior de la ciudad de Basora, situada en un palacio cuyo control se espera transferir a las autoridades iraquíes "en los próximos días", añadió la fuente en un comunicado.

Los militares replegados se dirigen hacia el aeropuerto de Basora, a unos once kilómetros a las afueras de la ciudad, donde se concentra el grueso de los soldados británicos que permanecen destacados en territorio iraquí.

"Traspasar a las autoridades iraquíes el control del Palacio de Basora ha sido nuestra intención desde hace tiempo, como hemos manifestado públicamente en numerosas ocasiones. Esperamos que la entrega ocurra en los próximos días. Anunciaremos que el Palacio ha sido transferido una vez que la operación haya concluido", indicó el Ministerio de Defensa.

Las fuerzas de seguridad iraquíes toman el control

La fuente explicó que las fuerzas de seguridad iraquíes "quieren asumir la plena responsabilidad de su seguridad" y esta transferencia de control "es un paso hacia ese objetivo".

La decisión "forma parte de un proceso respaldado por la coalición", desarrollado tras consultar al Gobierno iraquí y después de la exitosa entrega de otras bases dentro y alrededor de la ciudad.

"Las fuerzas británicas operarán ahora desde su base en el aeropuerto de Basora y mantendrán la responsabilidad de la seguridad de Basora hasta que se transfiera al control provincial iraquí, que prevemos ocurra en el otoño, pero el calendario final dependerá de si se han cumplido las condiciones para la entrega", añadió.