La vuelta al cole conlleva estrenar libros, carteras y en ocasiones uniforme, pero pocas veces se estrena el propio centro escolar tras años metidos en barracones (o aulas prefabricadas, en lenguaje políticamente correcto). El curso empieza con 865 de estas instalaciones en la Comunitat, según datos de UGT.

En el año 2000, alrededor de tres centenares de escolares del colegio público Benalúa, en Alicante, cambiaron sus antiguas aulas por 28 «incómodos» barracones.

Han pasado siete «interminables años» y ya es «el paradigma de los barracones en España. No hay ningún caso semejante en todo el país», según el responsable de Educación del PSPV en Alicante, Manuel de Barros.

Como protesta, el centro instaló en sus puertas un contador para marcar los días que llevaban estudiando y trabajando en barracones.

La otra cara está en el colegio Antonio García López , en Valencia. Sus 205 alumnos de Infantil y Primaria llevan en barracones desde noviembre de 2006. Según un profesor, «en dos o tres meses, acabarán la rehabilitación» y regresarán. Les están poniendo ascensor, gimnasio, biblioteca... «Estamos ilusionados por volver», confiesa.

Hoy reparten los bonos para libros

La Conselleria de Educación empieza desde hoy a repartir los bonos canjeables por libros de texto. Este curso son para los alumnos de primero y segundo de primaria, y suponen una ayuda de 117 euros. La distribución de estos bonos empieza a cuatro días del inicio de las clases en estos cursos, por lo que sindicatos como UGT temen «una aglomeración» en las tiendas para adquirir estos materiales. El PP prometió en la pasada campaña electoral autonómica que la gratuidad llegará a toda la enseñanza obligatoria en cuatro años.