Àlvarez: "Trabajaré para que nadie dude del comportamiento honesto y transparente de UGT"

El secretario general de UGT, Josep Maria Àlvarez.
El secretario general de UGT, Josep Maria Àlvarez.
Kiko Huesca / EFE
El recién elegido secretario general de UGT, Josep M. Àlvarez, cree que su condición de catalán es una ventaja, ya que con su elección el sindicato ha dado un paso importante para resolver el problema territorial en España, "para que este país se entienda", ha dicho. Entre los cambios anunciados: mandatos de máximo tres años en la secretaria general, la reducción a tres de las federaciones, la posiblidad de referéndum entre los delegados para temas importantes, y explicar a la sociedad a qué se dedica el dinero público que pudiera recibir el sindicato.

El secretario general de UGT, Josep Maria Àlvarez, ha garantizado que los cambios que abanderará en el sindicato llevarán a que "ni siquiera nadie pueda dudar del comportamiento honesto y transparente" del sindicato, para lo que se trabajará "debate a debate", con las tres federaciones estatales. En este sentido, ha incidido en la importancia de "saber que cuando se acabe un convenio se acaba la relación con los sindicatos", al ser una de las cuestiones que más "disgustos" ha provocado a UGT.

El recién elegido secretario general de este sindicato ha apelado a la transparencia en UGT en la clausura del 42º Congreso Confederal de la organización: "Tenemos una nueva comisión de Código Ético que nos ayuda a salir del congreso en condiciones extraordinarias". Àlvarez ha abogado por una organización transparente que dé a conocer todo aquello que hace, por qué lo hace y que dé explicaciones de cómo usa los recursos públicos. Y esto permitirá que nadie dude de la transparencia del sindicato, ha dicho.

Además, ha propuesto para la Ejecutiva Federal y las tres federaciones estatales "un plan de ahorro de reducción de la cabeza del sindicato" para que los recursos lleguen a los servicios a los afiliados.

El nuevo líder de UGT ha añadido que reducir las federaciones de seis a tres no supone centralizar si no todo lo contrario y ha apostado por que los sectores sean los instrumentos de acción sindical.

Àlvarez ha propuesto un plan estratégico por la industria que permita saber dónde se van a crear los puestos de trabajo y ha añadido que "la economía del viento no es presente ni futuro".

Pide a la izquierda que "se ponga a trabajar"

Sobre la situación política actual, Àlvarez ha pedido a la mayoría de izquierdas que hay en el Parlamento "que se deje de tonterías y se ponga a trabajar" y ha exigido que lo haga derogando la reforma laboral, dejándose de eufemismos y restituyendo las leyes y los derechos perdidos.

Àlvarez ha explicado que "eufemismos aparte" si los sindicatos van a una negociación con la patronal con la actual legislación, "no vamos a ser capaces de levantar cabeza". Además, ha insistido en que actualmente no se dan las condiciones de equilibrio que permitan negociar con resultados positivos.

"No es un capricho pedir derogar la reforma laboral. Lo podemos hacer", ha asegurado, al tiempo que ha acusado a la patronal de haber olvidado los compromisos adquiridos con los sindicatos en cuanto llego el Gobierno del PP. Àlvarez ha apelado a esa mayoría para que hable de este asunto pero también de otras políticas sociales que se han visto mermadas y que importan mucho a los trabajadores.

Campaña para criminalizar UGT

Por otra parte, Àlvarez ha dicho que los sindicalistas de UGT se sienten "maltratados" y ha asegurado que "hubo una campaña de capital y de los poderosos para criminalizar el sindicalismo".

El recién elegido secretario general de UGT con el 51,1% de los votos ha asegurado que el primer compromiso es mejorar la participación y ha asegurado que se convocarán referendos para que participen los afiliados en las grandes decisiones que adopten los delegados.

Àlvarez se ha comprometido a transformar el sindicato "pero sin ruptura, con continuidad". También ha dicho que se hará un plan de ahorro desde "la cabeza" a las bases de forma que se drenen recursos a quien más lo necesita.

"En UGT la catalanofobia no funciona"

En declaraciones a los medios tras conocerse que era el nuevo secretario general de UGT, Àlvarez ha mostrado muy satisfecho con el resultado y ha dicho que demuestra que "UGT es la primera organización estatal donde la catalanofobia no funciona".

Por otro lado, ha señalado que el resultado es bueno para Cataluña y España y ha pedido a las Cortes que "se pongan a trabajar" para que la mayoría de la izquierda parlamentaria "se visualice" con propuestas y resoluciones. "No podemos estar más tiempo esperando. Las respuestas, ayer no hoy" ha añadido.

Álvarez ha insistido en que "seguramente con menos catalanofobia habrá muchos más acuerdos y más entendimiento, que es lo que quieren la mayoría de los españoles".

El nuevo líder de UGT ha agradecido el apoyo de los delegados y ha abogado por una renovación del sindicato. El secretario general recién elegido ha comentado que UGT quiere ser la "voz" de quienes no tienen voz, de los que son desalojados de  sus casas y de quienes están en paro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento