90 voluntarios reparten cada día entre los más necesitados de la capital un total de 70 comidas elaboradas por hoteles. El programa funciona desde 1999 gracias a un convenio con el Rotary Club. El Ayuntamiento quiere que este cuerpo de voluntarios sea más numeroso.