Un Grammy Latino y una candidatura al Goya coronan la meteórica carrera de Bebe, quien ha logrado consolidar su carrera como actriz tras su exitoso álbum de debut, 'Pa' fuera telarañas', trabajando para Julio Medem en su última película ' Caótica Ana' y con la idea de "reciclar las cosas vividas en estos tres años" como único proyecto confirmado.

Reconoce que no se plantea un nuevo álbum en breve, tras una primera experiencia en 2004 que la mantuvo de gira durante más de dos años y medio y con el que logró vender más de 300.000 copias.

Ha decidido esperar a que su vida esté "más calmada y a que las experiencias vividas permitan hacer algo que no signifique repetirse ni insistir en lo mismo", avanza a Efe.

Tributo a la feminidad

El cineasta vasco compone una historia hecha de contraposiciones que busca ser un rotundo y metafórico tributo a la feminidad, uno de los temas con los que la extremeña se ha sensibilizado en su música.

La mujer no debe adaptar los roles del hombre machista"

"El personaje que interpreto, Linda, es feminista, yo no lo soy tanto", asegura Bebe, quien cree que "la mujer no debe adaptar los roles del hombre machista, una postura radical en ese aspecto equipararía ambas posturas".

Bebe no abandona su propio lenguaje ni su forma de ser para encarnar a Linda, que se diferencia de ella al ser "una mujer muy realista y práctica que ama a los hombres pero está enfadada con ellos", y que conecta de inmediato con la incorruptible ingenuidad de Ana, la protagonista de la cinta, ya que, "a pesar de ser contrapuestas ambas se contagian de sus formas particulares de ver la vida".

Libertad pura y dura


Para la cantante y actriz su trabajo "es libertad pura y dura" y, para conservar el éxito cosechado hasta ahora, ha decidido proteger su receta, y "no desvelar el truco, como hacen los buenos magos, para que no se rompa la magia".

La fama es una mierda, desvía la atención del público hacia otras cosas



"La fama es una mierda. Desvía la atención del público hacia otras cosas y eso distorsiona el mensaje de una obra y aleja al autor de lo que quiere transmitir", asevera.

De esas ansias de libertad que desprende también habla Medem, quien asegura de ella que tiene "una forma de interpretar salvaje, ya que ninguna de las tomas tenía nada que ver con la anterior, aunque ha hecho mejorar al personaje con respecto a como estaba escrito".

"Julio es una persona hipersensible y profundamente observadora, con una lectura propia de las cosas y del que he aprendido a soltarme más a la hora de crear", contesta Bebe.

"Quizá no todo el mundo comparta su forma de hacer cine, pero eso está bien, quiere decir que ha hecho algo propio", asegura la cantante y actriz, que parece adoptar esta filosofía en su propia carrera.