El grupo municipal del PSOE ha presentado diez votos particulares a la Ordenanza de Subvenciones del Ayuntamiento de Zaragoza para asegurar que la concesión de subvenciones se hará de manera mayoritaria por el proceso de libre concurrencia y que los convenios o ayudas directas no superaran el 20 por ciento de las ayudas totales.

No obstante, se establece una graduación a lo largo del mandato para llegar de manera paulatina a este límite, en consonancia con lo que obliga la ley autonómica.

También se introducen mecanismos técnicos y políticos que aseguran el debate, justifican las necesidad de los programas evitando la arbitrariedad y la opacidad, y aseguran una posterior evaluación del trabajo realizado para aportar garantías sobre el buen uso del dinero público, ha descrito el PSOE en una nota de prensa.

La necesidad de que la ordenanza municipal se adapte a la normativa autonómica que regula la concesión de subvenciones y ayudas (Ley 5/2015), asegurando por tanto que las concesiones directas son una excepción y no la norma, han llevado al PSOE a establecer límites claros para la autorización de los convenios, que no podrán superar el 20 por ciento de las partidas totales, han recalcado.

Los convenios tampoco podrán suponer más del 25 por ciento del total de las ayudas que autoriza cada área. No obstante, se ha fijado una calendario que gradúa este proceso, ya que se considera necesario otorgar un plazo razonable para que las entidades y la Administración se adapten a una reforma que supone un cambio sustancial del modelo de reparto del dinero público.

GRADUAL

Así, se establece que los convenios o ayudas directas no deberán superar el 40 por ciento del total de ayudas en 2017; el índice se rebaja al 30 por ciento en 2018 y fija su techo máximo, un 20 por ciento, en el último año del mandato.

De la misma manera, las enmiendas socialistas introducen tres novedades sustanciales que tratan de "evitar cualquier rasgo de clientelismo, arbitrariedad u opacidad".

Así, la concesión de las subvenciones deberá ajustarse en primera instancia a la filosofía general que se determine en el Programa Marco; es decir la norma que establecerá las bases de la política municipal en esta materia y los criterios que regirán en la firma de convenios. Este Programa Marco deberá buscar el refrendo del Pleno municipal para dar cabida al debate y a la negociación política, en un intento de otorgar más solidez y seguridad al proceso.

Se introduce la figura de una Mesa Técnica para informar y evaluar la concesión de las subvenciones y la Memoria Anual, que se convierte en el instrumento de seguimiento continuo, encargado de analizar el grado de eficiencia de los programas que se han apoyado y el cumplimiento o no de los objetivos, dando garantías del buen uso del dinero público.

Las enmiendas se hacen eco también de la necesidad de que el proceso incorpore celeridad en sus decisiones para facilitar las decisiones de los colectivos demandantes, y se introducen procedimientos simplificados para acceder a las subvenciones que no superen los 600 euros, así como para las solicitadas por particulares o comunidades de vecinos que tengan como destino la rehabilitación de una vivienda, o comunidad y las que se dirijan a la mejora del comercio o el turismo, entre otras.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.