La Policía Local de Teruel inicia este sábado, día 5, una campaña de control de perros en la que, además de comprobar si llevan el correspondiente chip, tienen la documentación en regla y si llevan bozal si es necesario por su raza, también se vigilará que los dueños recojan las deposiciones de las mascotas, como marca la normativa vigente en materia de convivencia ciudadana.

Según ha explicado la alcaldesa, Emma Buj, son muchas las quejas que se reciben en el Ayuntamiento de vecinos porque los dueños de los perros no recogen sus deposiciones en la calle, con lo que esto conlleva de suciedad, molestias e incluso problemas de higiene.

"Hemos comprobado que si ven a la Policía Local lo recogen, pero en cuanto se van se repite el problema, por lo que hemos decidido que vigilen en coches camuflados de manera que cuando los dueños saquen a pasear a sus perros no sabrán si la policía les está viento y esperamos que recojan sus excrementos por si acaso", ha explicado Buj, al tiempo que ha añadido que no se trata de multar más, sino de que se cumpla con la normativa.

"No queremos multar más, y la prueba de ello es que con esta rueda de prensa estamos avisando de que va a haber policías de paisano por la calle vigilando este asunto y si ven que una persona no recoge las deposiciones de su perro le van a sancionar", ha indicado el concejal de Policía Local, Jesús Fuertes.

El año pasado se impusieron 13 sanciones a dueños de perros por distintos motivos, pero ninguna por no recoger los excrementos, ya que "hay que verlos justo en ese momento para poderlos denunciar, y eso es muy difícil porque como decía la alcaldesa, cuando ven a la Policía sí que los recogen".

En el registro del Ayuntamiento de Teruel figuran más de 750 perros, pero se piensa que hay más en la ciudad, ya que no todo el mundo que tiene uno de estos animales lo comunica al Consistorio.

Consulta aquí más noticias de Teruel.