El espacio de cooperación política Arco Latino ha aprobado el documento propuesto por la Diputación Provincial de Huesca (DPH) para trabajar en proyectos de apoyo a la montaña y zonas rurales despobladas.

La Diputación ha participado este viernes, 4 de marzo, en Barcelona, en la asamblea general de Arco Latino, donde provincias y administraciones locales del espacio Mediterráneo han dado el visto bueno al citado documento. En concreto, en el encuentro han participado representantes de regiones de cuatro países miembros de la Unión Europea, tanto de España como de Francia e Italia.

El documento recoge esas prioridades y proyectos comunes bajo el paraguas de Arco Latino que tengan como objetivo final la reivindicación de una verdadera política europea para las zonas de montaña y, por otro lado, un anexo con 15 medidas encaminadas a mejorar la calidad de vida de estas zonas y alcanzar la igualdad de oportunidades respecto al medio urbano.

Esta propuesta parte de la Diputación Provincial de Huesca, administración que está al frente de la delegación para Políticas de Montaña y, con ella, trata de avanzar hacia nuevos modelos de gestión y políticas de inclusión de los territorios de montaña, donde queden definidos los problemas ligados a la orografía, pero también se estudie la situación demográfica, las dificultades en la provisión de servicios públicos básicos, el transporte o la accesibilidad.

La Diputación de Huesca trabaja desde el año 2000, junto a otras administraciones locales de segundo nivel, en una red de cooperación transnacional para conseguir definir una estrategia integrada de desarrollo y ordenación del espacio Arco Latino.

Esta asociación abarca una población de unos 70 millones de personas y las diferentes colectividades miembro de Arco Latino aglutinan a más de 7.000 municipios.

La lista de asuntos que se han puesto sobre la mesa son muchos, desde la aplicación de la PAC, la transformación agroalimentaria, la necesidad de diversificar y de formación, el reconocimiento de la multiactividad económica como solución laboral y potenciar el empleo de calidad, estable y especializado en materias emergentes.

También se ha hablado este viernes del impulso de la investigación vinculada al territorio, a la gestión y preservación del medio natural y sus recursos, de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) o de la necesaria acción pública y la generación de escenarios favorables para el desarrollo económico.

Discriminación positiva

Uno de los puntos más destacados es el principio de equidad social y discriminación positiva ante las desventajas naturales que impone la montaña a ciertas actividades económicas de quienes viven en ellas y, a su vez, el reconocimiento de los beneficios que el resto del territorio y el conjunto de la sociedad obtienen. De ahí que deban traducirse en un amplio abanico de mecanismos de compensación, incentivación, apoyo estructural y promoción.

En el texto aprobado desde Arco Latino se ven perfilados los elementos básicos para definir una estrategia de acción para, por y desde las montañas en el contexto global de una sociedad postindustrial.

Todos han estado de acuerdo en la necesidad de un itinerario renovado que marque los pasos a seguir en el diseño de políticas de montaña, donde las responsabilidades y competencias van desde el nivel comunitario y vecinal a las instituciones del Estado.

El manifiesto ha quedado abierto para que puedan sumarse todos aquellos que cuenten con territorios de montaña y que estén interesados en los temas propuestos u en otros, de modo que Arco Latino comience a fijar ejes, objetivos y calendario.

Consulta aquí más noticias de Huesca.