El Gobierno de Canarias, a través de los estudios realizados por investigadores canarios en Senegal, han constatado la "gran adaptabilidad y la alta productividad" de la cabra majorera en zonas con condiciones extremas, como temperaturas de 45 grados centígrados.

El estudio enmarcado en el proyecto Ganáfrica, que coordina el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA), recoge que estas cualidades permiten que el caprino canario se consolide como recurso para paliar los efectos del cambio climático y como "importante" herramienta contra la pobreza en países en vías de desarrollo, según informó el Gobierno regional en nota de prensa.

Además, señalan que estas características también proporcionan nuevas oportunidades comerciales para el caprino de Canarias como, por ejemplo, con la exportación de semen de los machos de esta raza, actividad que se ha iniciado en países como Venezuela o Cabo Verde y que aseguran "está despertando interés en África e Iberoamérica aunque todavía precisa de un mayor desarrollo para poder llevarse a cabo a gran escala".

Estas conclusiones se han dado a conocer durante la presentación de material divulgativo elaborado por el centro de investigación en el marco de este programa, iniciativa comunitaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional a favor de la cooperación entre regiones de la UE, finalizada en diciembre, y que tenía como objetivo incrementar la oferta alimentaria en el norte de Senegal, donde las poblaciones nómadas se han vuelto más sedentarias por la disminución de pastos para los animales como consecuencia del cambio climático.

Al respecto, la presidenta del ICIA, Nazaret Díaz, se refirió a un estudio de investigadores de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, que recogió la revista The Lancet esta semana, y donde se indicaba que los efectos del cambio climático en la agricultura y la cadena alimentaria pueden provocar más de medio millón de muertes en adultos en el año 2050.

Díaz subrayó que por ello la "importancia de estos estudios, que además consolidan la proyección internacional del Instituto y han abierto nuevas vías de investigación para el centro en la que comenzaremos a trabajar".

Por su parte, el director de Ganadería, David de Vera, afirmó que estas investigaciones "constituyen la antesala a la consolidación de patrones genéticos de razas ganaderas canarias en terceros países por su adaptabilidad al medio y productividad, lo que ofrece nuevas opciones para la cabaña" de Canarias a través de la venta de la capacidad genética.

Así, para el desarrollo de este proyecto se realizaron envíos de ganado caprino majorero a Senegal con destino a la Universidad de Thiès, el Instituto Senegalés de Investigaciones Agrícolas (ISRA) y cuatro ganaderías, una de ellas una cooperativa. Al respecto, indican que las cabras necesitaban ser alimentadas para poder producir, por lo que se trabajó en ampliar los conocimientos sobre el uso de cultivos forrajeros con poca lluvia, estudiando la producción y la calidad de los forrajes para la nutrición animal y la producción de leche.

El programa también contempló la investigación de diferentes alternativas de subproductos agroindustriales, tales como residuos orgánicos originados en las actividades agroalimentarias, procedentes de la industria cervecera y harinera, de los frutos de tomate y plátano que no se destinan a la comercialización por tener taras y lactosuero, que es el suero que se obtiene de la elaboración del queso, a utilizar como alimento del ganado.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.