Los tres grupos de izquierdas en el Ayuntamiento de la capital malagueña, PSOE, Málaga Ahora y Málaga para la Gente, han responsabilizado al alcalde, Francisco de la Torre, y a su equipo de gobierno del conflicto laboral en la empresa Limasa, que ha desembocado en una huelga de limpieza, que alcanza ya su cuarta jornada. Ante esto, le han instado a que "negocie sin parar" para encontrar una solución que ponga fin a este paro, ya que, de continuar, "sería muy perjudicial para la ciudad".

Representantes de estos tres grupos políticos municipales han comparecido este viernes en el Ayuntamiento de Málaga, donde aún continúa la reunión del comité con el equipo de gobierno municipal, con el alcalde a la cabeza, que comenzó sobre las 10.00 horas y que ya ha tenido un receso. Una negociación que se retoma después de que se rompiera el pasado martes.

La portavoz socialista, María Gámez, ha reclamado al alcalde que "asuma su responsabilidad" y "ponga fin a esta huelga, algo que debía haber hecho desde el minuto uno". "Negocie sin parar porque no hay nada más importante en estos momentos y esta ciudad no aguanta más una huelga", ha declarado, incidiendo en que "esta situación se podría haber evitado si De la Torre hubiera negociado desde hace mucho tiempo atrás con el comité de empresa".

Según ha advertido Gámez, "toda huelga es dramática, dañina y molesta para vecinos y comerciantes, pero es que en situación normal la ciudad ya tiene mucha basura, con un servicio por debajo de la calidad demandada". En consecuencia, ha dicho que "De la Torre era responsable del estado en el que mantenía antes la ciudad y lo es también de esta huelga".

Respecto a que el Ayuntamiento no tiene margen de maniobra en 2016 debido a que el presupuesto municipal ya está cerrado, Gámez ha afirmado que se trata de una "excusa". "Es incierto porque las cuentas están sin aprobar y, por tanto, tienen cabida en la negociación los términos a los que de mutuo acuerdo lleguen".

"incendio premeditado"

El viceportavoz de Málaga Ahora, Juan José Espinosa, ha exigido al alcalde que "no salga de esa sala sin cerrar una solución permanente" porque "la ciudadanía no puede estar siempre bajo la amenaza de la huelga en este servicio público". En su opinión, "la situación de Limasa es un incendio premeditado para posteriormente poder jugar con el suelo calcinado".

En este sentido, ha considerado que el conflicto laboral en la empresa mixta de limpieza se debe a que el portavoz del PP, Mario Cortés, sacara a pasear con total impunidad sus planes privatizadores". "La ciudad no se merece una huelga como la que ha provocado el equipo de gobierno", ha declarado.

Por su parte, el portavoz de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, ha subrayado que "la huelga es un derecho constitucional, sobre todo como ahora, cuando se están defendiendo unos derechos legítimos y plenamente legales", pero también ha admitido que "una huelga en una ciudad como Málaga es siempre un desastre para la ciudad y un perjuicio para la ciudadanía".

"El alcalde, desde el pasado verano como mínimo —ha precisado—, debía haber entablado una negociación para continuar con el acuerdo de diciembre de 2013, con el que los trabajadores renunciaron a una parte importante de sus derechos y que tenía fecha de caducidad en diciembre de 2015". "Un acuerdo con fecha de caducidad que el equipo de gobierno, sin embargo, pretendía que fuera permanente, aunque los tribunales no le dieron la razón", ha aseverado.

En este punto, Zorrilla ha lamentado que desde la sentencia del Juzgado de lo Social número 8 de Málaga, que declaraba como único convenio colectivo vigente el de 2010-2012, anterior a los recortes, "en vez de ponerse a negociar con los trabajadores, De la Torre haya estado poniendo palos en la rueda de la negociación, siguiendo una estrategia suicida". Además, ha apuntado que la apertura a los trabajadores de expedientes sancionadores por bajo rendimiento "no evidencia una voluntad de llegar a un acuerdo".

A su juicio, "tiene que llegarse a un acuerdo consensuado en el que cada parte ceda un poco, pero sobre todo en el que el equipo de gobierno ceda en lo que los tribunales han dicho que eran derechos a los que se había renunciado de forma temporal, y se alcance una solución que evite la prolongación de una huelga con unos efectos muy perjudiciales para todos".

CIUDADANOS

Finalmente, el portavoz de Ciudadanos, Juan Cassá, se ha mostrado igualmente dispuesto a "tocar" si es necesario el presupuesto de 2016 para responder así a las demandas de la plantilla y poner fin a esta huelga de limpieza. "El que se metió a hacer de gerente de Limasa, cuando hay un gerente, es el alcalde", ha resaltado, agregando que el regidor "está para gobernar, no para gestionar una empresa".

"Hay muchas partidas de las que rascar", ha considerado el portavoz de la formación naranja, añadiendo, no obstante, que es algo que debería determinar el alcalde, ya que "nosotros hemos exigido que en el presupuesto municipal quede reflejado el ADN de Ciudadanos, pero es el presupuesto del PP". "Si nosotros gobernásemos, sería muy diferente", ha dicho.

Cassá ha aprovechado para criticar que se quiera vincular este conflicto laboral con el futuro de Limasa, teniendo en cuenta que el actual contrato termina en abril de 2017: "se aseguran sus condiciones de los trabajadores hasta 2018, por lo que el modelo no les afecta". En este punto, ha rechazado "la confrontación absoluta que fomentan los partidos de izquierdas" y el "inmovilismo" del alcalde, y ha apostado por "buscar una solución ya", de modo que "podamos centrarnos en la gestión".

Consulta aquí más noticias de Málaga.