El obispo auxiliar de Toledo, Ángel Collado, ha sido el encargado de bendecir la nueva sede de la mutua castellano-manchega Solimat, situada en la calle Berna en el centro de Toledo, apertura con la que la entidad continúa su plan de expansión iniciado en 2014 y que le ha llevado en los últimos dos años a abrir centros asistenciales en Ciudad Real, Guadalajara y Cuenca y a comenzar la reforma de su hospital laboral de la capital regional, único de una mutua en la Comunidad Autónoma.

En el acto han estado presentes distintas autoridades como el presidente de las Cortes, Jesús Fernández Vaquero; el delegado del Gobierno, José Julián Gregión; el subdelegado provincial, Fernando Sanz; el delegado de la Junta, Javier Nicolas; la alcaldesa, Milagros Tolón; el presidente de Caja Rural, Andrés Gómez Mora; y el director general de la entidad, Víctor Martín.

Con esta mudanza a las instalaciones de la calle Berna, según el presidente de la entidad, Ángel Nicolás, la intención era "acercarse más a los trabajadores y a los empresarios" mutualistas.

Ha dicho además que el objetivo es seguir progresando, haciendo referencia a la reforma del hospital laboral, "que en pocos meses tendrá su nueva imagen" con una fachada geométrica revestida de color blanco "que quiere ser una seña de indentidad".

El obispo auxiliar, Ángel Collado, ha manifestado antes de proceder a bendecir la sede que "es importante mantener las tradiciones" como la de Solimat en este sentido, haciendo extensiva la bendición "para todos los beneficiarios de la mutua".

Así, ha recordado que Solimat cuenta con 200 trabajadores, 10.000 empresas y 100.000 trabajadores protegidos, así como 16.000 autónomos asociados. "Da trabajo a mucha gente y además, da protección", ha enfatizado.

Consulta aquí más noticias de Toledo.