Menores desaparecidas
Joana Couto y Patricia Rodríguez.

Efectivos de la Guardia Civil de Lalín localizaron "en perfecto estado" esta tarde a las dos menores de 13 y 15 años de edad que permanecían desaparecidas desde el pasado domingo , según confirmaron fuentes del cuerpo.

Joana C., de 13 años, y Patricia R., de 15 años, fueron localizadas junto a su amigo Alberto B., de 25 años, entre las 16.15 y 16.30 horas de hoy en una zona de monte de la comarca. De hecho, tras las primeras pesquisas, los efectivos de la Benemérita centraron la búsqueda en los montes y las pistas forestales de Bendoiro, parroquia de Lalín en la que residen las dos con sus familias.

Declaración

Las dos menores y el joven se encuentran en el Cuartel de la Guardia Civil de Lalín, donde prestarán declaración para aclarar lo sucedido. Está previsto que, posteriormente, las dos menores sean entregada a sus padres.

Joana C. y Patricia R. faltaban de sus domicilios familiares desde la tarde del domingo, lo que alertó a sus familias, quienes denunciaron su desaparición. Al mismo tiempo también desapareció el Alberto B., joven que se encontraba entre los amigos de las menores.

El Ermitaño

Tampoco se tenía conocimiento, desde la medianoche del domingo, del paradero de 'El Ermitaño', sobrenombre que le venía dado a Alberto B. por su extraña personalidad.

El joven compartía un piso en otra parroquia del municipio con los hermanos mayores de las dos niñas desaparecidas, pero tenía dos cabañas que había construido en los montes del lugar de A Laxe, en la parroquia de Bendoiro.

Se le vio en varias ocasiones durante los últimos meses hablando con ellas

A este joven, según informaron fuentes de la investigación y algunos familiares de las niñas, se le vio en varias ocasiones durante los últimos meses hablando con ellas.

Durante esta pasada noche la Guardia Civil llevó a cabo rastreos en los montes del lugar de A Laxe para inspeccionar las cabañas de "El Ermitaño", y también visitaron el piso que compartía con los hermanos de las menores.

Tanto Alberto B. como las menores abandonaron sus lugares de residencia sin dinero y sin coche, y, pese a que la mayor de las niñas llevaba un teléfono móvil, no respondió a las llamadas que se le efectuaron.

Los padres del joven dijeron que la última vez que tuvieron noticias de Alberto fue cuando, el mismo domingo, antes de desaparecer, se acercó a la casa y les pidió un mechero, llevándose con él al perro de mayor tamaño de la casa.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE PONTEVEDRA