Maserati
Uno de los últimos modelos de Maserati
Un multimillonario francés, gestor de un fondo de alto riesgo, ha confesado haber estado demasiado ocupado como para ir a recoger un Maserati que se llevó la grúa. El atareado ejecutivo, de nombre Bertrand des Pallieres, había acumulado ya decenas de multas, por las que debe a Tráfico un total de 7.500 euros.


Cuando los inspectores de tráfico de la capital británica encontraron una vez más su lujoso vehículo mal aparcado y decidieron retirarlo de la circulación para ver si así conseguían que el dueño pagara todo lo que debía.

 

Sólo reaccionó cuando leyó en un diario que iban a subastar el coche
El gestor del fondo SPQR y ex colaborador del Deutsche Bank hizo caso omiso de las peticiones de Tráfico para que pasara a recoger su vehículo, hasta que el vespertino londinense Evening Standard , al dar la noticia, le advirtió de que iban a subastar el Maserati.

 

Des Pallieres, cuyo fondo maneja 170 millones de libras, dijo que no había pagado las multas ni ido a recoger el vehículo por estar obsesionado con el trabajo y faltarle tiempo libre para ello.

Compuesto y sin secretaria

"Cuando dejé mi puesto anterior en el banco, me quedé sin secretaria, que era quien me solucionaba esas cosas. He estado algún tiempo sin ese tipo de ayuda, pero finalmente he contratado a una nueva, por lo que espero que todo encuentre al fin feliz solución", afirmó.

El financiero aseguró que había tenido intención de ir a buscar el vehículo, pero explicó que, en cualquier caso, casi nunca usa el coche en verano y además estos meses apenas ha pisado Londres.